7 actores que compartieron profesión con sus personajes

El camino hasta durar a ser actor o actriz y poder morar de ello no es carencia sencillo. Algunos intérpretes han sabido desde aceptablemente pequeños que querían dedicarse al mundo de la interpretación y han estudiado, se han formado y han luchado hasta conseguir alcanzar su meta. Otros, por el contrario, tuvieron la oportunidad y no quisieron desaprovecharla, esforzándose por mejorar y convertirse en grandes actores. Hasta durar a ese punto, para poder sobrevivir e incluso para poder sufragar sus estudios, algunos intérpretes que en la hogaño son muy reconocidos por el sabido tuvieron que desempeñar otros trabajos muy diferentes. Lo que quizá no imaginaban es que, después, tendrían que interpretar a personajes con la misma profesión que ellos desarrollaron en el pasado .

En algunas series encontramos ejemplos muy claros en los que aprovecharon la profesión previa del actor o de la actriz para dar forma al personaje. Sin ir más allí, Fran Perea pudo dar rienda suelta a su pasión por la música en ‘Los Serrano’, donde Marcos asimismo es cantante. Igualmente, Beatriz Dilatado se metió en la piel de Lola, una estudiante de una escuela de ballet en ‘Un paso delante’, profesión que ella ya conocía a la perfección. No obstante, no todos los casos son tan evidentes, por lo que desde FormulaTV queremos repasar las historias de actores y actrices que compartieron profesión con sus personajes ficticios.

1 Gonzalo de Castro fue camarero

Uno de los primeros papeles importantes que Gonzalo de Castro tuvo en televisión fue en ‘Siete vidas’, comedia emitida en Telecinco entre los primaveras 1999 y 2006 y en la que compartió escenas con actrices y actores de la talla de Amparo Baró, Anabel Alonso, Carmen Curandero o Javier Cámara, entre otros. En esta ficción dio vida a Gonzalo, el dueño y camarero del bar Kasi Ke No, circunstancia habitual de reunión de los protagonistas de la serie. Por casualidades de la vida, su primer personaje principal en la pequeña pantalla desempeñaba la misma profesión a la que el propio actor se había dedicado con anticipación. En concreto, de Castro estuvo trabajando por las mañanas como camarero en un restaurante al mismo tiempo que se formaba en la Actual Escuela Superior de Arte Dramático de Madrid, compaginando estudios y vida gremial.

2 Pablo Chiapella fue stripper

Los comienzos de Pablo Chiapella como actor están ligados a Ernesto Sevilla, amigo de la infancia que le abrió las puertas en el mundo de la interpretación. Gracias a él abandonó su ciudad procedente para trasladarse a Madrid, donde inició estudios de interpretación. Sin retención, morar en la haber no es tan sencillo e implica muchos gastos. Para hacer frente a las deposición económicas y poder sobrevivir, Chiapella trabajó durante una temporada como stripper. En concreto, acudía a despedidas de soltera para las que le contrataban como boy y en las que tenía que hurtar y realizar un show donde se quitaba la ropa. Tiempo a posteriori fue favorito para interpretar a Amador en ‘La que se avecina’, personaje que asimismo tuvo que realizar diferentes trabajos para sobrevivir, entre los que se encontraba el de Capitán Salami, papel que se inventó para trabajar como stripper.

3 María Castro fue profesora

A María Castro la conocemos por sus diversos papeles en televisión, cine y teatro, sin retención, la gallega no siempre tuvo en mente la única idea de ser actriz. Ayer de dar vida a diferentes personajes ficticios en series como ‘Sin tetas no hay paraíso’, ‘Tierra de lobos’ o ‘Vive cantando’, Castro estudió Instrucción y ejerció durante una temporada como profesora de Educación Física, hasta que finalmente se decantó por la interpretación como modo de vida. La educación se volvió a cruzar en su camino en la serie ‘Ella es tu padre’, emitida en Telecinco entre 2017 y 2018. En esta serie interpretó a Carmen, la directora del colegio en el que el personaje protagonista encarnado por Carlos Santos se hace ocurrir por profesora para poder estar cerca de sus hijos.

4 José Luis Gil fue presidente de su comunidad

Durante varios primaveras vimos a José Luis Gil meterse en la piel de Juan Cuesta en ‘Aquí no hay quien viva’. En esta comedia interpretó a un padre de grupo muy sufridor y orgulloso presidente de su comunidad, poco que no se cansaba de repetir, especialmente cuando se presentaba delante un desconocido. Tiempo a posteriori, en ‘La que se avecina’ asimismo ha tanteado el ámbito como presidente de Morador de Montepinar, aunque nunca con el compromiso e ímpetu con el que lo hizo en Desengaño 21. Como cualquier otro ciudadano que haya residido en un edificio siendo propietario de un inmueble, Gil tuvo que ejercitar de presidente de su comunidad. Sin retención, aunque el actor confesó que conserva alguna que otra cuento divertida gracias a personas que no creían que él fuese el presidente, al contrario de lo que le ha sucedido en la ficción, en universal, su presidencia fue una quehacer completamente aburrida.

5 David Aprecio fue deportista profesional

El actor y cómico David Aprecio se dio a conocer a nivel doméstico en ‘El club del chiste’, espacio de Antena 3 en el que varios humoristas realizaban monólogos. Frente a de durar a este punto, Aprecio desarrolló una carrera como ludópata profesional de balonmano, llegando a competir en la coalición ASOBAL y debutando en las categorías inferiores de la selección española. Adicionalmente, asimismo estudió Ciencias de la Actividad Física y del Deporte y ha participado en competiciones de velocípedo de montaña. Esa misma pasión por el deporte es la que le une a Tito, personaje encarnado en la serie ‘Gym Tony’, estrenada en Cuatro en el año. El actor comparte con Tito el gustillo por mantenerse en forma y realizar deporte físico, aunque en circunstancia de estar centrado en el balonmano, en la ficción ejerce de educador del estadio en el que se ambienta y desarrolla la serie.

6 Alexandra Jiménez fue danzante profesional

Si aceptablemente su trabajo como actriz le ha reportado grandes alegrías y satisfacciones, Alexandra Jiménez no tuvo como primera opción dedicarse al mundo de la interpretación. Ayer de convertirse en una de las actrices españolas actuales de anciano represión en la pequeña y gran pantalla, Jiménez ejerció de danzante profesional hasta que una contusión le impidió continuar. A partir de ese momento se centró por completo en la autos, desarrollando así su carrera como actriz. De hecho, uno de los papeles más recordados en televisión es el de África en ‘Los Serrano‘, ficción de corte abierto en la que daba vida a una damisela que terminó dando clases de danza en el propio centro escolar en el que ella estudió. Así pues, aunque en este caso le tocaba ejercitar de profesora, la actriz pudo memorar su pasado como danzante para atracar esta trama de su personaje y aportar anciano credibilidad a la historia.

7 Fernando Tejero fue pescadero

Ayer de dedicarse plenamente al mundo de la interpretación y de convertirse en el renombrado cancerbero de Desengaño 21, Fernando Tejero trabajó como pescadero en el negocio que sus padres regentaban en la ciudad de Córdoba. Lo que probablemente no esperaba es que, mucho tiempo a posteriori, toda esa experiencia adquirida en el pasado le iba a ser de utilidad para meterse en la piel de Fermín Trujillo en ‘La que se avecina’, diestro en espetos. El padre de Lola (Macarena Gómez) abandonaba su puesto como espetero en un chiringuito de playa para mudarse a Mirador de Montepinar y conocer a su hija, aunque asimismo ejerció de espetero en la haber con tele-espeto, negocio con el que no tuvo mucho éxito. Adicionalmente, cerca de destacar que ese pasado existente del actor coincide con la trama de Emilio en ‘Aquí no hay quien viva’, pues en el cuarto episodio de la segunda temporada declara que en el pasado estuvo trabajando en la pescadería de su hermano.