*En elaboración

El domingo 4 de abril, ‘Rocío, contar la verdad para seguir viva’ emitió su cuarto y botellín episodio en Telecinco. Dos nuevas entregas en las que Rocío Carrasco continuó su relato en torno a su relación con Antonio David Flores, encima de que reflexionó sobre su valentía de favor mantenido silencio a pesar de las declaraciones que él y tantas personas han valiente sobre ella y su marido, Fidel Albiac, a lo desprendido de más de dos décadas.

Prácticamente desde el eclosión de la docuserie, Carrasco ha defendido que el motivo principal de su distanciamiento con sus dos hijos, habría sido a raíz de su deseo de protegerlos a los dos, delante las mentiras que Antonio David habría basura contra ella para ponerlos en su contra y que probablemente los habrían terminado enfrentando a ella. En un momento de la conferencia con el equipo de la docuserie, la entrevistadora planteó una duda a Carrasco al respecto, que puso a la protagonista al borde del llorera: «¿no crees que con esa sobreprotección estabas desprotegiendo a tus hijos delante la verdad de su padre?».

«A lo mejor me he erróneo, pero no ha sido ese el fin que yo perseguía», confesaba Carrasco, visiblemente emocionada, para posteriormente escudriñar que «es cierto que todo lo que he hecho, se me ha vuelto en contra». «Prefiero pensar que yo no les he hecho daño y que, con mi conducta, he conseguido que sufrieran un poco menos», añadió Rocío, haciendo varias pausas mientras trataba por todos los medios de contener sus lágrimas.