Acusan a Katya, concursante de 'RuPaul's Drag Race 7', de ser una espía rusa encubierta

Cuando las fake news y el costado más surrealista de nuestra existencia se juntan, pasan cosas como la ocurrida a Katya Zamolodchikova, drag queen que saltó a la auge por participar en la séptima tiraje de ‘RuPaul’s Drag Race’ y en la segunda de ‘All Stars’. Su personalidad de mujer rusa se ha perfecto comiendo a la persona que le da vida y su imagen ha estado días circulando por Internet inmediato a una denuncia de ser agente de la izquierda rusa.

Por algún extraño motivo, varias cuentas procedentes de Chile han difundido el ulterior mensaje acompañado de varias fotografías de Katya. «¡Atención! Grupos narcochavistas-rusos y sus fallidos intentos de golpe no derrumbarán Chile. Ella es Yekaterina Petrovna Zamolodchikova, más conocida como Katya. Es una agente rusa (sí, de película… increíble) que entregaba información a comandos de izquierda para propiciar un golpe«, informada la publicación.

«Sin embargo, la Policía de Investigaciones la descubrió y deportó. ¡Ojo! Esto no saldrá en la tele porque andan con la campaña progre. ¡Difundan para que se sepa! Estos comunistas bastardos tratan de destruir Chile, no los dejemos«, advertía el mensaje. Varios medios se hacían eco de esta información, algunos de los cuales la desmentían y destapaban que, en existencia, Katya es un personaje ficticio que ganó popularidad en 2015 gracias a RuPaul.

Nada que ver con Rusia

Su nombre positivo es Brian Joseph McCook y nació en Boston (Estados Unidos). No hay cero que le una a Rusia y, cuando creó su identidad drag en el año 2006, se inspiró simplemente en varias cómicas y tomó el patronímico de su acróbata favorita, Elena Zamolodchikova. «¡Nunca más puta rusa!», escribía Katya en sus redes sociales cuando varios usuarios le hacían asistir el surrealista bulo de que en existencia se alcahuetería de una infiltrado rusa. Su sentido del humor, inmediato a su provocadora identidad soviética, fue sin duda lo que hizo que el equipo del talent show se fijara en ella para competir dos veces en el Werk Room, y lo que le convirtió en una de las reinas más queridas del formato.