Ana Obregón, hundida tras la muerte de su perra Luna:

Ana Obregón atraviesa uno de los instantes más duros de su vida desde el instante en que el pasado 13 de mato muriera su hijo Aless Lequio. La actriz y comunicadora ha expresado en público su lógico dolor como madre al que ahora se aúna una nueva pérdida de su reducido mas unido círculo familiar.

A través de sus redes sociales, Ana Obregón ha compartido una carta para despedirse de Luna, su perra, que moría recientemente. Unas líneas en las que se muestra destrozada y en las que vuelve a hacer alusión a su hijo, que aparece en las imágenes de la publicación al lado de la mascota. «Cuando tenías 13 años me obsequiaste por mi cumple una fotografía en la que escribiste ‘Luna, Aless y mamá‘», empieza la misiva.

«Éramos una familia llena de amor. Siempre juntos los tres. Lunita te esperó varios meses a que volvieras a casa pero nunca lo hiciste», prosigue, persuadida de que esto afectó en la salud del animal. «Sé que se ha ido de pena, para poder estar contigo. Sé que ahora vais a estar juntos corriendo mediante la eternidad«, agrega, dando paso a unas palabras más duras y oscuras.

Sin familia en cuestión de un mes

Ana Obregón no oculta su deseo de reunirse con su hijo y su mascota, su familia, allí donde estén. «Pido cada noche que prontísimo pueda estar con vosotros y ser de nuevo la familia que éramos para siempre«, escribe. «No sé cómo decirlo. Aquí abajo me siento huérfana de hijo y de mi mejor amiga. Os echo infinitamente de menos», acaba la carta.

Unas desgarradoras palabras que han despertado las muestras de ánimo y cariño de las redes, solidarios con el instante tan duro que atraviesa la actriz mas deseosos de regresar a ver pronto su característica sonrisa. En cuestión de un mes, Ana se ha quedado «huérfana» de núcleo familiar, como misma describe, mas recibe el apoyo de sus hermana Amalia y Celia, la primera de las que la acogió en su hogar tras la muerte de Aless.