Ana Rosa Quintana, acusada de

El pasado martes cinco de mayo, la localidad de Rociana del Condado (Huelva) brincó a la palestra por la detención de un hombre como supuesto autor de un homicidio con arma. Según la Guardia Civil, el individuo disparó pensando que «estaba siendo víctima de un robo en su finca con el resultado de un varón fallecido». Al informar sobre el caso, Ana Rosa Quintana insinuó que los hechos se podrían «comprender o bien aducir como defensa personal«. Ahora, un documental de su programa dejaba entrever la presunta mala fama del hombre asesinado.

Tras las quejas de la comunidad gitana, la comunicadora de ‘El programa de Ana Rosa’ ha pedido perdón. «Ha sido asesinado un padre de familia y sentimos si no se ha entendido bien la información y solicitamos excusas si se ha sentido molesta esta familia o bien la comunidad gitana. Nuestra información no es herir a absolutamente nadie y menos a una persona que ha sido asesinada. Desde acá, si se ha tergiversado o bien sino más bien se ha entendido bien, lo sentimos de veras», ha explicado Quintana.

La demanda de una miembro del Congreso de los Diputados andaluza

El tratamiento de la nueva en el magacín de Telecinco llamó la atención de múltiples colectivos. Demandas que recogió la miembro del Congreso de los Diputados de Adelante Andalucía, María Gracia González, valorando las palabras de Ana Rosa como «manifestaciones que pueden incitar al odio y al racismo cara el pueblo gitano«, puesto que la víctima era de etnia gitana. La parlamentaria solicitó que se dejara trabajar a los encargados de la investigación, que apenas termina de iniciarse, ya antes de emitirse juicios de valor.

«Entró a valorar que el fallecido era gitano y robaba habas en la finca del autor del disparo y que este podía emplear la lícita defensa, haciendo apología de odio y racismo cara la comunidad gitana» explicó la miembro del Congreso de los Diputados, con lo que a su juicio «parece hacer culpable a la persona fallecida de su propia muerte», conforme notifica el portal Huelva Ya. «En el mismo reportaje se acusa implícitamente al fallecido, que es gitano, de ser una persona de dudosa reputación», resolvió la representante Adelante Andalucía.