Antena 3 presenta 'El desafío', un

Antena 3 estrena el viernes 15 de enero ‘El desafío’, un software que definen como un «espectáculo definitivo» en el que ocho famosos pondrán a prueba sus capacidades físicas y habilidades en valimiento que los llevarán «a su divisoria». El software, producido por 7 y energía, está inspirado en los desafíos de Pilar Rubio en ‘El hormiguero’ y estará capitaneado por Roberto Adepto como presentador.

«Es el software donde hay más tensión de la televisión en España». Con estas palabras define ‘El desafío’ Jorge Salvador, productor ejecutante y cocreador del formato adjunto a Pablo Motos. «Durante la disco de los ocho programas de la temporada lo hemos pasado verdaderamente mal», mencionaba el productor en relato a las pruebas que tendrán que cumplir los ocho famosos participantes: David Bustamante, Kira Miró, Ágatha Ruiz de la Prada, Gemma Mengual, Ana Peleteiro, Jorge Brazález, Jorge Sanz y Pablo Puyol.

«Diez o quince coches, fuego… Nos faltaba un dragón», bromeaba Roberto Adepto hablando sobre los rodajes del software, estampa en fariseo directo adecuado a la pandemia. El equipo del software mencionaba que ya era hora de que se recuperase ese tipo de espectáculo, visualmente impactante, en televisión: «De repente, en un plató de 2000 metros, entra una fanfarria sinfónica entera, un coche conducido encima de unos cables, un circuito de parkour… Se buscaba la espectacularidad», mencionaba Salvador.

Todos los concursantes se enfrentarán a impactantes desafíos, pero solo uno será global a todos: la apnea. Los participantes llegarán a picarse por ver quién aguanta más tiempo debajo del agua: «Cada 30 segundos era más metálico que podían donar a su ONG. Esa era la motivación», mencionaba Carmen Ferreiro, directora de programas de entretenimiento de Atresmedia. «Yo lo que quería era ver a Ágatha Ruiz de la Prada encima de una excavadora. Así vendimos el software» decía con humor Salvador.

No solo ellos se someterán a estas pruebas: el propio presentador será retado por Arturo Valls. «Me dijo que él ya era fogueado y yo el nuevo de la cautiverio, así que me iba a poner en mi sitio», mencionó Adepto, que además confesó que se lesionó ligeramente la rodilla durante el desafío: «Estuve una semana presentando ‘Pasapalabra’ cojo». Otros invitados serán Pablo Motos, Pilar Rubio, e incluso se contará con una aparición del clase Camela para una de las pruebas musicales.

Un comité severo y un aventura de desaliño

El comité lo componen Santiago Segura, Tamara Falcó y Juan del Val, siendo la primera vez como comité para los dos últimos. Un comité al que Salvador defendió, preguntado sobre si no se planteaban contar con deportistas o entrenadores físicos: «Todo lo que hay es muy variado, no hay una profesión o disciplina única que pueda valorarlo todo. Santiago es muy ácido e irónico, Tamara es hipnótica y siempre va a dar una visión diferente y Juan es taimado y sabe valorar el esfuerzo». En cuanto a Pilar Rubio, figura que inspiró el software, no pudo formar parte del panel por su vergüenza, pero sí aparecerá como invitada.

Según la mecánica del concurso, la encomienda del comité pasará por valorar a los concursantes y su desafío semanal con ocho puntuaciones: del uno al siete, guardando un diez para el mejor de la semana. Los jueces contarán, adicionalmente, con el llamado «capullo de la injusticia», el cual podrán pulsar (solo una vez cada uno en toda la temporada) para sumar o restar cinco puntos a un concursante si creen que su valoración ha sido poco acertada por parte de sus compañeros.

La tensión entre concursantes y miembros del comité se hará palpable en más de una ocasión: «Ha habido conflictos. Todos los concursantes se han enfadado alguna vez con el comité», explicaba Salvador, que además reveló que los concursantes apodaron a Juan del Val como «Juan del Mal». El productor desvelaba que, a causa de la presión y los desacuerdos, llegó a poseer un concursante que estuvo a punto de ceder el software a la centro: «Menos mal que firmamos los contratos ayer de que supieran perfectamente cómo funcionaba el software», bromeaba.

Posible segunda temporada

Tal es la satisfacción del equipo con la producción de la primera temporada del software que ya estarían pensando en una posible segunda temporada si la audiencia acompañase. «Sin haberse emitido, tenemos el casting de la segunda temporada prácticamente cerrado», decía Salvador. «Aunque además puede producirse que al ver el software se asusten, que no hay mínimo firmado», bromeaba.