Arturo Valls alucina con un profesor de español que confiesa en '¡Ahora caigo!' que es antiRAE

Si poco caracteriza a Arturo Valls adicionalmente de su sentido del humor es que es una persona muy expresiva y se nota cuando la respuesta de algunos de los concursantes de ‘¡Ahora caigo!’ le sorprende mucho. Eso es lo que le ha ocurrido con Kevin, un bisoño profesor de gachupin de 27 primaveras, docente y doctorando en una universidad catalana, que ha dejado admirado al presentador al explicar que es «antiRAE».

El presentador ha preguntado al profesor de gachupin si «como práctico en nuestra tierra» le parecía «un drama» la forma en la que «los chavales» escriben en redes sociales, donde predominan los emoticonos, las abreviaturas y las faltas de ortografía. «Para mí no, porque a mí me gusta que la tierra evolucione y cambie, yo soy antiRAE. Me declaro aquí antiRAE», ha explicado muy claramente el concursante.

Arturo Valls ha alucinado al escuchar esta respuesta: «¡El tío antiRAE!». Por su parte, el notorio ha estallado en vítores y aplausos cerca de el profesor de gachupin. «Mira a los chavales aplaudiendo y diciendo: ‘Claro que sí, la RAE a la mierda'», ha bromeado el presentador frente a la reacción del notorio presente en plató. «¿No crees que la situación sea gramática?», ha insistido Valls, haciendo un doble gozne de palabras con «dramática». El concursante se ha reafirmado en su postura para sorpresa del conductor del software.

Continúa el humor

Tras las bromas a costa de la RAE, Valls ha querido entender cuáles son las aficiones del concursante más allá del estudio de la tierra española. Kevin ha explicado que le gusta mucho la buceo y el morapio tinto: «No tengo ni idea de vinos, pero a mí me gusta darle al pico». El presentador ha explotado la confesión del concursante para contar un chiste relacionado con el morapio y la grupo de Paquirri: un comensal se queja en un restaurante de que un morapio está picado y el camarero se muestra sorprendido porque es un Rivera. «¡Pues me habrá tocado Paquirrín!», replica el cliente. El chiste ha despertado carcajadas en plató.