Atresmedia se hace con los derechos de 'Love Island', un formato similar a 'La isla de las tentaciones'

‘La isla de las tentaciones’ se ha convertido en el reality show revelación de 2020. El formato llegó a Mediaset consiguiendo congregar a un gran número de espectadores y, por ende, obtener una gran conversación que fue retroalimentándose en el resto de formatos de la prisión. Parece ser que Atresmedia quiere tener sus propias tentaciones, por lo que ha comprado los derechos de ‘Love Island’, un formato de similares características.

Este formato sajón, que se ha convertido en un auténtico engendro en varios países como Finlandia, Alemania, Francia o Suecia, no tenía hueco en el interior de nuestras fronteras, poco que, según parece, ya ha subsanado el categoría de San Sebastián de los Reyes. Sin retención, y tal y como informa El Confidencial Digital, todavía no se han planteado su puesta en circulación ni en Antena 3 ni en laSexta, de modo que la adquisición del formato de ITV Studios, misma productora que ‘Pasapalabra’, se limita, por el momento, a una negocio de derechos.

¿En qué se diferencia de ‘La isla de las tentaciones’?

No sería de exiliar que Atresmedia decidiera suponer por sobrellevar a la pantalla ‘Love Island’. La primera impresión de ‘La isla de las tentaciones’ fue un éxito, llegando a alcanzar el 30% de share en sus dos últimas entregas, y la segunda y la tercera, ya bajo el liderazgo de Sandra Barneda, se esperan con ganas. Eso sí, el formato sajón cuenta con algunas diferencias con respecto al que produce Mediaset, como el hecho de que existe un premio final de 50 mil libras para la pareja ganadora. El circuito en el que se graba, por otra parte, se encuentra en Mallorca.

Mientras que en ‘La isla de las tentaciones’ los participantes entran por parejas y los solteros y solteras son las tentaciones, los participantes de ‘Love Island’ (entre 12 y 24) están solteros, teniendo que formar parejas en el difícil y procurar acontecer todo el concurso conexo a alguno, ya que si se queda solo o sola, tiene que ceder. Pueden cambiar de pareja durante el tiempo que dure el software, pero nunca quedarse solos. Además, se permite el uso del smartphone para poder tener contacto entre ellos, nunca con masa del foráneo. Esto potencia las relaciones secretas y las estrategias, poco que en el presentado por Barneda no está admitido. Por otro flanco, ‘Love Island’ plantea a sus concursantes diferentes retos tanto físicos como mentales, permitiendo superar así premios especiales y dinamizar así las relaciones.