El viernes 19 de febrero, ‘Got Talent España’ emitió su sexta ronda de audiciones, en la que Risto Mejide, Edurne y Dani Martínez recibieron y valoraron a nuevos concursantes. Entre ellos, se encontraba Pavel Bertini, un hombre que había tenido que cambiar su afición por el circo para trabajar de pizzero, luego del obturación de los circos a causa del Covid-19.

Bertini se presentó al formato de Telecinco, donde reconoció que era «una gran oportunidad para retornar a hacer lo que amo». «El circo es un trabajo cultural, fuimos uno de los primeros espectáculos en cerrar y seremos uno de los últimos en rajar por el problema del Covid», declaró el concursante, sobre el proscenio, tras lo cual señaló que «por eso tuve que cambiar de trabajo para poder seguir con la vida, con tres hijos». «La pandemia ha supuesto un cambio de vida total. De suceder de realizar en el circo haciendo monociclo, patines, trapecios, he pasado a repartir pizzas», declaró Pavel quien, tras su diligencia, confesó que él era parte de la «tercera vivientes» dedicada al circo de su comunidad, y «ya está llegando la cuarta», representada por «mi hija pequeña de seis primaveras».

Dicha situación que se le habría hecho muy difícil, donado que «no es una cosa que a ti te apasiona». «Es lo que he tenido que hacer, porque tengo comunidad numerosa», explicó el concursante, quien relató cómo, «con un poquito de ahorros, hemos aguantado y, cuando se calmó un poco la cosa, empezamos a apañarse trabajo. Por suerte, conseguí encontrar uno». «Lo estamos pasando mal, la verdad», concluyó Bertini, antiguamente de demostrar su talento sobre el proscenio, con los monociclos, no solo realizando distintos movimientos arriesgados, sino igualmente cambiando de un monociclo a otro más elevado. Un cambio que generó mucha tensión e incluso algún que otro alarido entre los presentes, donado que Pavel estuvo muy cerca de perder el estabilidad y caerse del proscenio.

????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????#GotTalent6 ???? https://t.co/fenrUL3cxH pic.twitter.com/PvzYmsxtQv

— Got Talent España (@GotTalentES) February 19, 2021

Una pasión desde la albor

«Creo que el tío ha sacado toda la frustración por estar tantos meses sin poder hacer lo que es su pasión», opinó Santi Millán, cuando concluyó el número, tras el cual Martínez bromeó con la posibilidad de apetecer a Pavel al día futuro «para que me traigas una pizza, porque supongo que lo harás así», para luego destacar el «mucho aventura» que había demostrado durante «los cambios de monociclo». «Imagino que, cuando aprendiste esto, alguna que otra caída había. He sufrido y lo he pasado muy mal y me alegro de que saliera perfectamente», declaró por su parte Edurne, en presencia de lo que Pavel señaló que había estado practicando desde crío. En el turno de Risto, el enjuiciador destacó que era un número «muy circense», aunque matizó la importancia de que «se tiene que ascender perfectamente ‘el más difícil todavía'». «Ese final cambio tenías que haberlo hecho delante de todos. Si lo veo aquí, sufro como con los otros», opinó el barcelonés, quien por eso otorgó un «no» al concursante, al contrario que sus dos compañeros.