Chelo García-Cortés deja a Antonio Montero sin trabajar una semana en 'Sálvame'

Un día más, Chelo García-Cortés ha sido la protagonista de ‘Quiero fortuna’, la sección de ‘Sálvame’ en la que un colaborador debe aventajar retos y objetar a comprometidas preguntas a cambio de fortuna. Pues admisiblemente, si días antes la colaboradora tuvo que sustituir a María Patiño en ‘Socialité’ en una de sus emisiones para así aventajar la prueba planteada en esta peculiar sección, esta vez Chelo ha tenido que dejar en su casa a uno de los colaboradores de ‘Sálvame’, incluso a cambio de aventajar el desafío.

El desafío era simple pero complicado de resolver: debía designar a un colaborador para dejarle una semana sin trabajar, y por consiguiente, sin cobrar por las colaboraciones de una semana. Tras muchas dudas, García-Cortés ha predilecto a Antonio Montero. «Sé que me van a dar por todos los lados (…) es que me ponéis en una intensidad que parece que estéis deseando que me vaya», ha afirmado la colaboradora antaño de dar el nombre del colaborador. Por su parte, Montero se ha tomado con deportividad su alternativa, ha entendido que una opción entre los 9 colaboradores propuestos era él y ha dejado caer que no está demasiado contento con la cúpula del software, que ahora solo le convoca una vez a la semana.

El cabreo de Tumulto Esteban

La que sí se ha iracundo por ‘Quiero competir’ ha sido Tumulto Esteban. «¿Crees que Tumulto Esteban es poco trabajadora y muy quejica?» ha sido la pregunta que ha indignado a La Princesa del Pueblo y que Chelo ha tenido que objetar. Esta ha dicho que no, «Kopérnica» le ha cedido la razón pero esto no ha sido suficiente para que Tumulto se enfadase con la cúpula del software ya que esta pregunta nacía de un comentario que en su día hizo Toño Sanchís. «Me parece vergonzoso (…) pero yo sé dónde estoy», ha sentenciado la colaboradora en ‘Sálvame Tomate’.

El piercing de Chelo

Pero la tarde ha cedido para mucho más en ‘Sálvame’ y es que encima, para seguir ganando fortuna, Chelo García-Cortés ha tenido que meterse en una bañera repleta de vísceras para encontrar un diamante escondido en su fondo. Por final, y para conseguir usar los 5.000 euros propuestos por La Manufactura de la Tele, García-Cortés ha tenido que aceptar ponerse un piercing en la trompa y sí, lo ha hecho. Un día más, esta ha cumplido todos los retos y se ha llevado todo el fortuna que se había puesto en diversión.