Crítica de 'Benidorm': Unas tranquilas y sencillas vacaciones en la Costa Blanca

En los últimos años, hay una apuesta por situar la ficción en un sitio, de tal modo que el rincón se transforme en un personaje más. ‘Benidorm’ hace alarde de ello, mostrando una urbe muy conocida para una gran parte del pueblo de España (y del no español) y que, alén de su primer episodio, promete enseñar entornos identificables que van a despertar las simpatías del público.

Aunque este puede ser uno de los primordiales atractivos, no es suficiente. ‘Benidorm’ lúcida una comedia familiar que hemos visto a veces precedentes, mas el inconveniente es justo ese: juega exactamente las mismas cartas que otras series e inclusive, si bien no sea en buena medida, guarda cierto recuerdo a ‘Allí abajo’, la triunfante producción de Plano a plano que la antecede.

Recursos ya vistos en otras series

Ante todo esto hay que dejar clara una cosa: ‘Benidorm’ no es una mala serie ni muchísimo menos, solo una más. La ficción prosigue el viaje de Xabi, un notario vasco de vida hastiada y controlada que recibe una trágica nueva que le va a hacer mudar el rumbo de sus días. Por ello, se va camino a Benidorm, el sitio donde vivió las vacaciones de su vida y donde halló a la chavala de sus sueños de la que lleva muchos años sin saber completamente nada. Pero en esta aventura no va a estar solo, puesto que su cuadrilla lo acompaña para brindarle su amistad.

‘Benidorm’ es una historia de segundas ocasiones, de amistad y un intento de aprovechar la vida. Un intento pues, si bien busca trasmitir esa lección y en cierta manera lo logra, alrededor se halla con otras fallas. Provoca situaciones cómicas, mas carentes de novedad, esto es, utiliza recursos como el engaño facilón o bien la desubicación de los foráneos, sumado a un previsible enamoramiento tras este engaño.

Además, el hecho de partir desde Euskadi y que múltiples de sus personajes sean de esta comunidad recuerda a ‘Allí abajo’ y ese puede ser uno de sus mayores handicaps. ‘Benidorm’ es la sucesora de esta y, si bien la historia es diferente, guarda ciertas similitudes que habiendo pasado tan poco tiempo desde el final de esta pueden jugarle una mala pasada en la recepción del público. Esto se hace más notable cuando descubrimos que Gorka Aguinagalde es uno de los miembros de la cuadrilla de Xabi, papel afín al que tenía en ‘Allí abajo’.

Un reparto realmente bien escogido

En cuanto a su reparto, este marcha sin inconvenientes. La elección de Antonio Pagudo y María Almudéver es adecuada, puesto que defienden a la perfección sus personajes. Pagudo logra que olvidemos a aquel Javi que ha estado once temporadas en ‘La que se avecina’ y apostemos por el inocente y tontorrón Xabi. En cuanto a Almudéver, navega realmente bien en esa dualidad de sentimientos que tiene Candy y el primer capítulo te deja con ganas de ver más de ella y, sobre todo, de su faceta de madre coraje.

Pero mención aparte merece Pablo Derqui, quien sobresale con su interpretación de Tony, un hombre que se alimenta de sus pillerías mas al que difícilmente podremos aborrecer. Derqui encauza a la perfección su vis cómica y al lado de los 2 protagonistas promete dar grandes momentos. La elección de Aguinagalde, Andoni Agirregomezkorta y Lilian Caro como la cuadrilla está asimismo bien llevada, sobre todo , puesto que su personaje hurta el estrellato a sus compañeros.

‘Benidorm’ cumple con el canon de serie familiar tradicional, cercada en una comedia de situaciones cuyo inconveniente es que estas no son novedosas. Aprueba el expediente y seguramente esto sea suficiente para ganarse al público mayoritario si por último da el salto en abierto a Antena tres. Es entretenida y su duración reducida de 45 minutos le hace un enorme favor. Sin embargo, igual que ‘Allí abajo’ sí resultó acorde con sus tiempos, esta no consigue lo mismo. Es preciso buscar nuevas fórmulas de hacer comedia y que el producto no se pierda en la atemporalidad de una década.