Crítica de la temporada final de 'Mira lo que has hecho': Un canto familiar lleno de emotividad y reflexión

‘Mira lo que has hecho’ llega a su final en su tercera temporada. Berto Romero le pone el colofón a una serie que ha navegado en la paternidad y maternidad, desde lo que supone la llegada del primer bebé hasta la educación de los hijos cuando estos son mayores. Pero ‘Mira lo que has hecho’ no solo es una historia de progenitores y madres a hijos, sino más bien asimismo de hijos a madres y padres y, exactamente, este es uno de sus mayores fuertes en esta última tanda.

En esta ocasión, y tras las dificultades de la conciliación laboral, el primer hijo y el segundo embarazo, asistimos a un salto en el tiempo en donde vemos que Lucas y sus hermanos mellizos Julia y Óscar son ya mayores. Berto y Sandra se han comprado una casa en una nueva urbanización por descubrir, tratando de ampliar el espacio y la comodidad para todos. Pero los inconvenientes de conciliación prosiguen presentes, sobre todo en una sociedad en donde los pequeños están hiperexpuestos y efectúan un sinfín de actividades extraescolares. Y por si acaso el nivel familiar fuera poco, el campo laboral no ayuda en demasía.

La reflexión sobre temas de actualidad

Uno de los fuertes de esta comedia ha sido siempre y en todo momento la reflexión de diferentes aspectos de la vida. La tercera temporada sostiene esta estructura en la que no pretende posicionarse en una postura o bien otra ante determinadas problemáticas que interfieren en las familias, sino más bien solamente mostrarlas y llevar al espectador a que se replantee su forma de ver el mundo. Así ocurre con todos y cada uno de los términos que deben ver con la educación de los hijos, la duda en si fortalecer las artes escénicas en su capacitación o bien las ciencias, si la TV es ventajosa o bien de qué manera se puede motivar a los pequeños y pequeñas a fin de que se vuelvan creativos. Berto y Sandra han dejado atrás esos temores de progenitores primerizos, como sí está presente en José, pero el temor por instruirlos adecuadamente prosigue latente y jamás desaparerá.

Siempre desde cierto punto de vista cómico y inteligente, el equipo de argumentistas que trabaja al lado de Romero logra sacar aflote diferentes situaciones y darles ritmo. ‘Mira lo que has hecho’ no es una serie de carcajadas, mas tampoco busca eso, y es que teje la comedia con mucha finura, adornándola de instantes trágicos e inclusive de otros de terror. Prueba de ello es que el Berto personaje vive una trama en donde lo persiguen y la escena de su encuentro con los atacantes podría estar sacada de una película de terror. Precisamente, este modo de navegar entre géneros es uno de los mayores alicientes para verla.

Y hablando de dramatismo, es preciso recalcar la que probablemente sea la mejor trama de toda la temporada: la demencia de Ángela. Perfectamente interpretada por Carmen Esteban, la madre de Berto padece demencia y con el paso de los capítulos se marcha viendo de qué manera pierde facultades y Berto y José padecen por este motivo. La relación que se establece entre madre y también hijos es bella, con ellos tratando de amoldar su vida y buscando lo mejor para su madre en la recta final de su vida. Cada escena en la que aparece Esteban te remueve por la parte interior, dándote un golpe acertado en el corazón y sacando a resplandecer alguna lágrima.

La relación entre Sandra y Berto, más consolidada que nunca

‘Mira lo que has hecho’ sostiene estructuras afines a las vistas en temporadas precedentes, como es una vuelta atrás en el tiempo. De los 6 capítulos, uno está dedicado en exclusiva a contar de qué manera siguió aquel primer día en el que Berto y Sandra se conocieron, con sus tensiones iniciales, al tiempo que otro tiene retazos de la niñez de los dos en un circo, donde descubrieron cuáles eran sus vocaciones profesionales. Este episodio es de suma importancia a lo largo de la época, singularmente en un instante en el que los dos se hallan con crisis en sus trabajos. Sandra no confía en sí para continuar siendo anestesista y Berto está padeciendo la cancelación de sus espectáculos por una gracieta de hace unos años.

Sandra busca superar su trauma y recobrar su confianza por medio de su involucración en una compañía de incierta confiabilidad, al tiempo que Berto ha dado un vuelco a su carrera al transformarse en el centro de críticas por una supuesta apología nacionalsocialista. La temporada anda entre las idas y venidas de unos y otros, puesto que los dos meten la pata en diferentes instantes. Sin embargo, es realmente bonito descubrir de qué manera las crisis de los años precedentes han sido superadas y su matrimonio está muy afianzado. En ningún instante ninguno desconfía del otro, apoyándolo a cada momento en todas de sus decisiones. Cuando uno falla, el otro está ahí para levantarlo y asegurarle que todo va a ir bien. Igual no confían en sí, mas tienen a su pareja a su lado y, ocurra lo que ocurra, no se va a mover de ahí. Sandra y Berto marchan realmente bien juntos y de esta forma lo han probado con un broche final hermoso, mas mejor todavía marchan Eva Ugarte y Berto Romero. La complicidad y la química entre los 2 traspasa la pantalla, puesto que tienen a sus personajes realmente bien integrados y los interpretan y defienden con una naturalidad exuberante.

‘Mira lo que has hecho’ plantea los prejuicios, la xenofobia, la situación de la tercera edad en este país y aborda los límites del humor entre el extenso abanico de temas, mas uno de los más interesantes es la cancelación en Twitter, que tan presente se halla en internet social. Berto es anulado a raíz de un vídeo de su pasado, mas no solo eso, sino se tira de hemeroteca para descubrir gracietas que efectuó y que hoy están fuera de contexto. Estas 2 cuestiones son centrales en la vida tanto de políticos como artistas como de otros semblantes conocidos, y es que tu del pasado en redes sociales puede transformarse en tu peor enemigo. No obstante, es bien interesante lo que la ficción de Movistar+ plantea aquí: ¿tiene sentido juzgar en base al pasado? ¿Dónde se encuentra el límite del humor? ¿Habría que confiar en una redención pasados múltiples años?

Berto Romero firma una temporada muy de actualidad, mas asimismo atemporal en tanto a las relaciones familiares. La tercera temporada supone un salto sensible respecto a las 2 precedentes merced a Ángela y la relación de Berto y Sandra. No podría haber mejor final que el que han planteado, meditando sobre lo bueno y lo malo que traen los hijos. Al igual que venía ocurriendo, no es preciso que seas padre para conectar con la serie, en tanto que eres hijo y muchas de las experiencias te pueden tocar de cerca. Es una genuina pena que ‘Mira lo que has hecho’ llegue a su fin, mas no podría irse con mayor elegancia.