*En elaboración

La tenebrosidad del martes 24 de noviembre, ‘La casa robusto’ emitió una nueva entrega de «Código secreto» en Telecinco, en la que Sandra Pica se mostró muy cabizbaja tras los últimos días en el reality. Su estado de humor, de hecho, provocó que tuviera una discusión con su pareja, Tom Brusse, a raíz del hecho de que el malestar de la barcelonesa se remontaba a las declaraciones de Samira Jalil antaño del software, en las que afirmaba haberse majo con Brusse mientras mantenía una relación con ella. A todo ello, se unió el hecho de que el patrón llamó a Pica con el nombre de su expareja, Melyssa Pinto, durante la atavío, poco que no sentó falta correctamente a la ya decaída concursante.

«Quiero verte atinado», manifestó Brusse durante una conversación nocturna con su pareja. «Pero tú puedes entender que para mí no es acomodaticio», defendió Pica, quien matizó que no se debía solo a la presencia de Samira, sino incluso a «la situación». «Olvídate de esta chica ya y no voy a charlar de este tema nunca más», pidió el concursante, antaño de señalar a su pareja que «me haces la vida, la convivencia difícil al verte así, no puedo ser yo mismo». «No me crees y ya está, no confías en mí. Dímelo, pero no me vaciles con eso, no me digas que me quieres y a posteriori tengas eso todo el día en la vanguardia», declaró el concursante, enfadado, refiriéndose al supuesto entrevista con Samira. «Cuando digo poco te crees que soy un puto mentiroso», acusó el marroquí, quien añadió que Sandra estaba «dando la razón» a Samira, quien estaba «ganando» el entretenimiento que había empezado: desestabilizarlos. «Si me hubieses hecho caso desde el principio, esto no habría pasado, incluso es infracción tuya. No me culpes a mí», replicó Sandra, dando por concluida la conversación.

«Estoy muy agobiada, estoy saturada, tengo todo el día a mi tribu en la vanguardia, necesito charlar con mi superiora… es un cúmulo de cosas», explicó una apenada Sandra, en la atavío, tras revivir la discusión con su pareja. «Se me pasan muchas cosas. No puedo detener de pensar, mi vanguardia está dando todo el día vueltas», añadió la concursante, quien acabó confesando que «siento que mi relación ha cambiado y tengo miedo». «Puedo entender que no le guste gusano mal, pero que lo esté y él se cabree conmigo, en circunstancia de entenderme…», se quejó Pica, quien achacó su delicada situación emocional al hecho de que «entrar aquí ha sido más complicado para mí, que no para él». «A lo mejor soy más robusto y Sandra, antaño de entrar, se agobiaba mucho más que yo. Pero no pienso que nuestra relación haya cambiado. Aquí todo es más intenso», declaró Tom, por su parte, antaño de apuntar que «no tenemos intimidad», entre otros «muchos factores», como causa de su distanciamiento y su mala relación.