«Debe avanzar con la sociedad. Yo hacía bromas machistas y ya no»

El pasado domingo 14 de marzo, Joaquín Reyes visitó el software de laSexta ‘Liarla Pardo’ como parte de la promoción de su regreso al teatro con su espectáculo cómico «Festejen la broma». El humorista, conocido por sus imitaciones de personajes ilustres del mundo del espectáculo y la política, hizo un repaso de la ahora con la presentadora, Cristina Pardo. Joaquín dio su opinión sobre el panorama político coetáneo, los negacionistas de la covid-19 y de las nuevas formas de hacer humor.

Los límites del humor es uno de los debates que más sigue dando que departir en la ahora, en una sociedad donde hace relativamente poco que se ha comenzado a cuestionar qué es humor y qué no lo es. «Creo que hay bromas que envejecen mal. Soy de los que piensa que es mejor que el humor avance con la sociedad, no estar evocando paraísos perdidos de: ‘Ay, ya no se pueden hacer chistes de esto…’. Pues no, no pasa carencia. Yo hacía bromas machistas que ya no hago», confesó el humorista.

Cristina Pardo le preguntó sobre las reacciones de los imitados y Joaquín contó una suceso con Soraya Sáenz de Santamaría, vicepresidenta del Gobierno de España por aquel entonces. «Recibí una llamamiento: ‘Mira, te llamo de Vicepresidencia, que Soraya Sáenz de Santamaría quiere conocerte porque le ha gustado mucho tu parodia’. Me fui a Vicepresidencia, allí en La Moncloa, e hice una picaeta con su recibidor», aseguró.

La pandemia no es cosa de broma

El actor además se pronunció sobre el tema más comentado del final año: la pandemia de coronavirus. «Me sorprende que un cantante o una actriz o un actor, de repente, tenga una opinión más fiable que la de un irrefutable. Separado, es que las opciones nunca son mejores. Un negacionista, ¿qué es lo que te propone? No padecer mascarillas, no tomar precauciones, ¿eso es mejor?», reflexionó Joaquín. En cuanto a los políticos, le confesó a Cristina Pardo que «me desanima que se haya empobrecido tanto el debate político».