El accidente de María Patiño en 'La última cena':

Los comensales de ‘La última cena’ no acostumbran a vivir veladas demasiado apacibles y prueba de ello es todo cuanto pasó en la entrega emitida por Telecinco el viernes 26 de junio en prime time. María Patiño fue una de las protagonistas de una noche cargada de sorpresas, lágrimas… y sustos. Y es que en medio de la cena, la comunicadora de ‘Socialité’ se percató que tenía un derrame en uno de sus dedos, algo que indudablemente le atemorizó y puso en alarma a todo el equipo del programa.

Mientras la cronista probaba el filete «wellington» que habían preparado Belén Esteban y Jorge Javier Vázquez, los chefs de esa noche, y confesaba que «tengo la sensación que esa carne me devora, que me ataca», al mirarse los dedos se daba cuenta que tenía uno de ellos absolutamente morado. «¡Se me está poniendo el dedo morado!», comenzó a exclamar la andaluza, para después preguntarse si estaba padeciendo un derrame. Mientras sus compañeros le miraban el dedo y no comprendían esa reacción de su piel, Carlota Corredera no vacilaba en llamar en riguroso directo al doctor Sánchez Martos para saber qué pasos debían proseguir frente a lo que sucedía.

El doctor de ‘Sálvame’ procuró sosegar a Patiño, confirmando que viendo su dedo no se trataba de ningún género de reacción alérgica a los comestibles que había ingerido. Pese a ello, sí le solicitó que fuera al baño a ponerse agua en el dedo y más tarde lo cubriese con una gasa empapada en «betadine». Algo que la cronista no vaciló en hacer, mientras que en plató las risas no cesaban y es que absolutamente nadie comprendía qué había pasado con el dedo de Patiño. La única que supo darle una explicación lógica al inconveniente de la cooperadora fue la chef Begoña Rodrigo, que explicó que Patiño se había alterado uno de sus anillos de dedo y probablemente habría dejado esa mancha que a pesar de parecer un derrame sencillamente se trataba del color del mismo, que se había desprendido de la joya por el sudor de la andaluza.

«¡Es una croqueta!»

Pero este no fue el único instante surrealista que la conductora de ‘Socialité’ protagonizó en ‘La última cena’ de Telecinco. Otro de ellos lo vivió cuando probó la croqueta deconstruida que realizaron Belén Esteban y Jorge Javier Vázquez. Tal y como Sergi Arola les solicitó, lo que debían hacer todos era probar el plato y con los ojos cerrados revisar si verdaderamente tenía el sabor de una croqueta normal. Patiño prosiguió esas indicaciones y ciertamente… le sabía a croqueta. «¡Es una croqueta, Jorge! ¡Es una croqueta! ¡Lo hemos logrado! ¡Bravo, Belén! ¡Belén! ¡La croqueta, Jorge! ¡Maravilloso!«, comenzó a exclamar María Patiño, plenamente alegre mientras que su ya mítico «No dejes de soñar» de Manuel Carrasco. Con todos bailando y festejando el éxito, María Patiño no vaciló en mostrarse feliz y orgullosa puesto que sus compañeros habían logrado superar el difícil reto culinario.