El pasado 21 de febrero, ‘El objetivo’ dedicó su software a combatir sobre el boceto de la Ley Trans, propuesta por el Servicio de Igualdad y de la que parte del PSOE ha llegado a desligarse. Para ello, el software de Ana Pastor contó con Soledad Murillo, exsecretaria de Igualdad, la abogada Cristina Almeida, la jurista Armada Sáenz y la proselitista y diputada socialista Carla Antonelli.

El debate contó con Antonelli y Sáenz como representantes del colectivo trans y voces defensoras del boceto. Por su parte, Murillo y Almeida representaron una posición más crítica, llegando a apuntalar que la ley resultaría demasiado «compleja» para que la sociedad la entendiera. Finalizando el software, Antonelli pronunciaba sus palabras de defensa cerca de el boceto.

«Quiero dejar claro que cuando muchos hablan de ‘movimiento feminista’, no es el movimiento feminista; son algunas personas con nombres y apellidos», decía la diputada en relación a las acusaciones de algunas personas concretas que asegurarían que el feminismo estaría «en contra» de la Ley Trans. «El movimiento feminista se escribe con mayúsculas, y hay muchísimas feministas que están de nuestro flanco y nos apoyan sin ningún condición de dudas, nunca mejor dicho, hablando de la identidad de condición, que está consagrada desde 2007″.

Contra la transfobia

El debate llega unos días a posteriori de un incidente que viviría la propia Carla Antonelli, cuando un representante de Vox se dirigiría a ella usando el condición masculino en repetidas ocasiones. En ‘El intermedio’, Sandra Sabatés realizaba un alegato en contra de la transfobia: «Lo que le pasó ayer a Carla Antonelli le sucede cada día a miles de personas trans que están esperando que iniciativas como la Ley Zerolo o la Ley Trans sean aprobadas».