El inesperado

El 26 de enero visitaron el plató de ‘El hormiguero’ Javier Gutiérrez y Karra Elejalde para promocionar su película «Bajocero». Aprovechando su paso por el espacio emitido en Antena 3, Pablo Motos quiso hacer un itinerario a sus carreras y conocer el momento para conocer en qué momento sus vidas cambiaron y tuvieron la suerte de poder dedicarse al trabajo que tanto les gusta. Tras esto, el mismo presentador contó una interesante curiosidad propia.

El conductor relató una curiosidad relacionada con el recién fallecido Larry King con la cual se vio reflejado. En sus inicios, el avezado periodista hispanoamericano trabajó en una radiodifusión nave y tuvo la suerte de que Frank Sinatra le concediese una entrevista: «Así fue como Larry King se convirtió en un presentador notorio. De la ausencia, a todo. Fue su topetazo de suerte. Yo tuve uno igual», admitió Pablo Motos y añadió que en su caso, lo que convirtió al software en el exitoso formato que es actualmente fue la entrevista de Will Smith.

«Nosotros hacíamos ‘El hormiguero’, un día morapio y cantó el ‘Torito embravecido’, la canción de El Fary, y eso me hizo existir en España y en Hollywood. A partir de ese momento ausencia fue igual«, confesó muy contento el presentador y productor del espacio. Animados con la historia de Pablo Motos, los intérpretes todavía contaron sus experiencias: «Cuando trabajaba en una obra de teatro y morapio a vernos Álex de la Iglesia, le gustó tanto mi trabajo que me llamó para protagonizar una película cuando no había hecho casi cine», narró Gutiérrez.

Karra Elejalde quería ser fraile

A posteriori de escuchar las historias de Pablo Motos y su compañero Javier Gutiérrez, Karra Elejalde afirmó acontecer tenido «muchos golpes de suerte» entre ellos mencionó su trabajo en «Ocho apellidos vascos». Sin confiscación, el principal cambio que le ayudó a emprender su carrera como actor fue otro muy diferente: «Cuando hacía el servicio marcial me encontré con un actor que se hacía ocurrir por majareta. Al terminar el servicio me fui con él a la farfolla con todos mis miedos». Por si fuera poco, el vasco admitió que no tenía pensado ser actor: «Sucedió, yo quería ser pelotari o fraile».