El malvado Armando Ordóñez muere tras una desgarradora conversación con Irene

Con el final de la temporada llega igualmente el final de uno de los personajes más temidos. Al inicio de la octava tanda de capítulos llegaba a ‘Amar es para siempre’ Armando Ordónez, un patrón sin escrúpulos y archienemigo de los de La Vega, interpretado por el actor José Manuel Seda. Dispuesto a trastocar los planes de todos los personajes, este fichaje aseguraba tener un importante protagonismo durante el curso.

Con una maldad que no conoce límites, durante todos los capítulos en los que ha estado en la serie de Antena 3, Armando ha chantajeado, ha sido infiel, ha fingido su propio secuestro y tener provocado el pérdida de Irene. Ahora, ha tenido su final, pues Armando Ordóñez ha fallecido tras una desgarradora conversación con Irene, a quien da vida Lucía Jiménez.

«Estoy tratando de pedirte perdón por haber matado a nuestro hijo. Esa criatura que no se merecía un padre como yo», le dice Armando a Irene, quien ve que le equivocación el oxígeno en la sala del hospital y rápidamente acude a ponerle la mascarilla. Sin bloqueo, él le frena diciendo: «No, me quiero ir». Viendo que su homicidio es inminente, ella le confiesa: «Siempre pensé que acabaríamos juntos, que te miraría a los ojos y te diría que no tuvieras miedo».

Irse en paz

Desde la cama, Armando le asegura que no tiene miedo de irse. Con una lamento recorriendo su rostro, Irene le dice: «Descansa. Yo también te he querido. Buen viaje». Sabiendo que iba a caducar, él ha pasado sus últimos días intentando conseguir el perdón de todos sus seres queridos para irse en paz a posteriori de todo el mal que ha hecho.