El PP acusa a RTVE de

La administradora única de RTVE, Rosa María Mateo, se ha enfrentado a las preguntas de los miembros del Senado a lo largo de la Comparecencia Mixta de Control Parlamentario de la Corporación RTVE y sus sociedades festejada el 26 de mayo. La sesión ha estado dedicada al papel desempeñado por el ente público a lo largo de los un par de meses que llevamos inmersos en el estado de alarma provocado por el coronavirus, mas la ejecutiva asimismo ha debido atender a riñas que vienen de largo.

Durante el turno de réplica de Antonio Silván Rodríguez, representante del Partido Popular, se traía a colación un alegato contrario a la programación original ofrecida por RTVE. «Adoctrinar a nuestros jóvenes no es nuevo en TV. Ahí están los programas de ‘Cuéntame’ o bien ‘Operación Triunfo’. Ustedes erre que erre con su estrategia de agredir a los que no piensan como ,» esgrimía el miembro del Senado, mencionando a 2 de los títulos más populares de La 1.

Ambos contenidos en su formato actual se emitieron asimismo a lo largo de la segunda legislatura de Mariano Rajoy -y en el caso de ‘Cuéntame’ asimismo a lo largo de la de José María Aznar-, mas Silván no ha matizado capítulos o bien elementos específicos para argüir ese supuesto adoctrinamiento. En su particular turno de contestación, Mateo no ha hecho alusión a esta acusación, mas sí ha contestado a las solicitudes de dimisión: «Ustedes me seguirán diciendo en estás reuniones ‘Márchese’ y yo les diré ‘Arréglenlo ustedes que es su problema y no el mío’.»

Polémicas y disculpas

Antes de esa imputación de adoctrinamiento, Mateo se excusaba por el empleo de imágenes de Rajoy para ejemplarizar la incongruencia lingüística en el programa educativo ‘Aprendemos en casa’. Sin embargo, esa excusa ha sido deficiente para Silván. «Mofarse de un expresidente del Gobierno de España es gratis y también infame,» señalaba el político popular, atacando a la administración de la presente administrador única: «Todo lo que tocan lo empapan de un estilo zafio. Jamás reparan en canales, horarios, destinatarios… Todo sirve para probar el peor rostro, su sectarismo, su manipulación insistente y su descalificación permanente a los contrincantes políticos.»