El dineral que habría cobrado Rocío Flores por su primera entrevista tras 'Supervivientes' en una revista

Rocío Flores fue indudablemente el fichaje estelar de ‘Supervivientes 2020’. Tras su estreno en T.V. defendiendo a su padre en ‘Gran Hermano VIP’, la hija de Antonio David Flores y Rocío Carrasco le cogió el gusto a la pequeña pantalla y no vaciló en embarcarse en una de las aventuras más difíciles de su vida. Ahora, una vez terminado el programa, Flores ha querido hacer cómputo de su paso por el programa de Telecinco y ha hablado de nuevo de la relación con su madre Rocío Carrasco en una entrevista en la gaceta ¡Hola!.

Tal y como el cronista Jesús Manuel Ruiz aseveró en ‘Sálvame’ este miércoles 24 de junio, la chavala habría cobrado por dicha entrevista 65.000 euros, una cantidad muy elevada que indudablemente patentiza el interés mediático que lúcida Flores. «¿65.000 euros por no contar nada?», se sorprendió Lydia Lozano, a lo que Jesús Manuel contestó felicitando a Antonio Diéguez, el cronista encargado de tal tema. «Le ha dado la vuelta a algo que ya sabíamos porque no hay información nueva», aseveró este, remarcando además de esto que con esta entrevista, «atraviesas la barrera (…) vas a una revista no como concursante».

En esta larga entrevista de la que se hizo eco ‘Sálvame’, con respecto a ‘Supervivientes’, esta ha querido explicar el motivo por el cual decidió entrar en el programa de Telecinco. «Hemos sufrido mucho y me producía mucha ansiedad que la gente opinase de mí sin conocerme. Por eso he ido al reality, a fin de que la gente me conozca como soy… y punto. Antes del concurso, se me tachaba de beligerante», ha explicado la chavala, que no se cierra la puerta a regresar a T.V. «si brota un proyecto interesante«. Mientras, la hija de Antonio David Flores explica que proseguirá con sus estudios de alimentación.

Mensaje a su madre Rocío Carrasco

Paralelamente, Flores asimismo habla de la relación con su madre, que considera que «debe arreglarse porque es una persona fundamental en mi vida». Se muestra persuadida que «ahora es ella la que tiene tomar la decisión del acercamiento, especialmente porque mi hermano la necesita más» y confiesa que «si la volviese a ver, lo que haría es darle un beso y un abrazo (…) porque la echo de menos». Además, está segura que si Rocío Jurado prosiguiese viva, esto no habría llegado aquí. «Estoy segura que nada de esto hubiese pasado (…) era una abuela diez y yo era su ojito derecho».