El tremendo susto de Lydia Lozano al atragantarse con una espina en 'La última cena'

Un viernes más, Lydia Lozano participó en ‘La última cena’ protagonizando uno de los momentos más destacados de la perplejidad. Los cocineros de esta entrega fueron Kiko Jiménez y Rafa Mora, quienes se esforzaron por hacer grandes elaboraciones, pero sin buenos resultados, ya que, aunque se quedó en un susto, podrían ocurrir provocado un reservado montaña.

Con una llamativa peluca rubia, Lozano probaba con ganas el taco de corvina que habían cocinado sus compañeros cuando de repente empezó a toser tenuemente. Algunos pensaban que se trataba de una broma, pero otros en un abrir y cerrar de ojos se dieron cuenta de la recaída del asunto. Rafa Mora le comenzó a dar golpes en la espalda intentando ayudar, aunque Jorge Javier Vázquez le frenó diciendo que no hiciera eso, ya que era mejor que comiese miga pan.

Sin que su tos cesara, Lozano comió pan sintiendo poco de alivio. «Solo alta que nos carguemos a Lydia en directo», bromeaba Rafa Mora, mientras que otros seguían tomándose a cachondeo este momento. El presentador, preocupado, pedía que no frivolizasen con este asunto, porque la colaboradora lo estaba pasando mal. Mora se disculpó, prometiendo que ha «intentado quitarle todas las raspas» y Lozano le quitaba hierro al asunto: «No te preocupes».

Protagonista de la perplejidad

Finalmente y posteriormente de varios minutos de susto, Lydia Lozano consiguió tragar la inquietud pudiendo seguir con el software. Su compañero Kiko Matamoros que además estaba en el plató, y viendo la trayectoria que lleva ella en este nuevo formato de Mediaset, le mandó una pullita: «Ya has sido protagonista esta noche. Ya puedes sentirte feliz». Como era de esperar, estas palabras no hicieron ninguna clemencia a Lozano, que no quiso no contestar al ataque.