Imanol Arias vuelve a la los escenarios del teatro con «El coronel no tiene quien le escriba» y, durante la presentación, no ha tenido ningún inconveniente en cuchichear, para Change, del sumario irresoluto por el que podría producirse 27 primaveras de calabozo y tener que sufragar 10 millones de euros en concepto de multa de fraude fiscal.

«En mi carrera he tenido mucha suerte y poco de karma tendré que sufragar«, reconoce el actor con una gran sonrisa y añade: «Ahora mismo la sensación que tengo es de que tengo que esperar mucho, y esto es una larga aplazamiento. De lo que me pasa a mí no conviene ni puedes cuchichear hasta que no sucede, porque no conviene, porque es confuso».

Imanol Arias acepta su situación con las siguientes palabras: «Me ha tocado. No me han extrañado muchas cosas y esto me lo tomo como poco que tengo que vivirlo«, afirma de cara a enfrentarse al sumario. «Luego tengo mis percepciones y muchas más cosas, pero no es mi trabajo ni es mi obligación tener esas percepciones», agrega el actor siendo muy prudente con cada una de sus palabras.

Les pasa al 85% de los actores

Para que no parezca que su caso es único, Imanol Arias expone que «hay un 85% de los actores y actrices que han pasado por la televisión que tienen el mismo problema, solo que unos con 20 primaveras el problema es cinco y otros con tres primaveras el problema es 0,50. Pero el problema es el mismo. Seguramente algún día cierto dirá: ‘Qué singular, pasó aquello'». Sin confiscación, antaño de seguir hablando, Arias ha preferido dejar aquí el tema: «Y ya no puedo sostener más».