La partida del llegada a las duchas en ‘La casa válido’ para los acampados ha entregado de sí escenas de lo más pícaras y divertidas. Si hace unos días veíamos cómo Tony Spina acababa disfrutando de una ducha con Cristini Couto y Rebeca Pous para disgusto de su pareja, ahora ha llegado el turno de Albert Álvarez, quien fue pillado desnudo por el equipo del software tras colarse por la ventana de uno de los baños de los residentes.

Desesperado por una buena ducha, Albert se coló sin que lo vieran sus compañeros, momento en el que se le pudo ver sin ropa un instante, cuando se desnudó ayer de asearse. «Me tienen harto, frito. Un mes llevo ahí metido», protestaba el concursante, acerca de las condiciones de los acampados, mientras se duchaba tras cubrir la mampara con varias toallas para evitar que se viera poco más. «Me ha encantado, lo volvería a repetir todas las veces que pueda», reconocía Albert delante las cámaras, acompañado por una Marta Peñate que no podía evitar morderse el hocico, probablemente al recapacitar el picante episodio que uno y otro protagonizaron cuando Albert regresó a acampados.

«¿Estás desnudo nivel que te libre la toalla y…?», planteó la concursante al ver a su compañero cubierto sólo con una toalla, tras lo cual salió corriendo tras él en dirección a el vestidor, gritando. «Albert, enséñame lo que tienes», pedía Peñate, entre risas, mientras hacía ademán de quitarle la toalla. «He tenido que salir del baño como un adorador», comentaba Álvarez, un tanto extraño al revuelo que había provocado en Marta. «¿Por qué haces estas cosas? Eres un provocador. Lo único que quieres es provocarme todo el día, tío», le reprochó su compañera, entre risas, quien señaló que «te tiro de la toalla con un dedo y te lo veo todo».

«Todo le parece sexy»

«Un día te quitaré esa toalla, Albert», prometió la concursante delante su compañero, cuando uno y otro recordaron el episodio delante las cámaras. De hecho, Peñate realizó varios «intentos» de quitarle la toalla a Albert, quien no ayudó a mitigar la emoción de su compañera al confesar que «no llevo nulo de nulo, no quiero convenir al descubierto». «Todo le parece sexy», protestó Álvarez, a posteriori de que Marta se derritiera cuando le hizo un expresión para que se marchara. El concursante, por otra parte, acabó echando poco más de soba al quitarse la toalla de la cintura para sujetarla con sus manos y ocultar lo que había debajo, mientras tarareaba una música provocativa, delante una alocada Marta.