'Espejo Público': La Guardia Civil corta el directo desde la cárcel de Ernesto Neyra

Accidentada conexión la vivida este viernes en ‘Espejo Divulgado’. La periodista Carmen Pardo se había trasladado al Centro Penitenciario de Huelva para traer al matinal de Antena 3 la última hora sobre Ernesto Neyra, que lleva días encarcelado y se encuentra en este momento en el módulo de cuarentena por coronavirus. Lo que no esperaba era ser sorprendida en directo por la Guardia Civil.

Pardo se encontraba en pleno directo con Lorena García, sustituta de Susanna Griso en verano, cuando un agente se aproximaba para interrumpir la conexión. «Perdonad, creo que voy a tener que interrumpir el directo porque se está acercando la Guardia Civil«, informaba atónita la periodista. Comenzaba así un tenso momento en el que los agentes le pedían que cortase el directo y, desde el software, no le daban ninguna indicación.

«Si me giro, ¿puedo seguir grabando?», preguntaba la reportera, totalmente desamparada. «No lo entiendo, llevamos aquí bastante rato y no nos habían dicho nada«, planteaba Pardo. Desde el plató acrecentaban la tensión al asegurarle que sí podía estar grabando en el extranjero de una prisión. «Es que estamos en el aparcamiento, que es propiedad del centro», explicaba la periodista desde Huelva. Finalmente, pedía unos minutos para cortar el directo y poder retomarlo desde otro punto.

El magistrado se niega a ponerlo en licencia

La conexión se hacía de rogar pero finalmente Carmen Pardo retomaba el directo. Obligada a salir a la carretera e informar con el ruido de los coches tras ella, la periodista comunicaba que había hablado con el abogado de Ernesto Neyra. Los 12.000 euros de indemnización para su exención ya han sido reunidos pero, por lo que parece, el magistrado se niega a poner en la calle al que fuera concursante de ‘Esta cocina es un averno’.

Desde la defensa de Neyra consideran que se debe a su condición de personaje conocido, caso similar a la condena ejemplarizante cumplida por Isabel Pantoja entre 2014 y 2016. De momento, el exmarido de Carmina Ordóñez deberá permanecer 90 días en prisión por un delito de impago de la pensión de los hijos que tuvo con Lely Céspedes. Del mismo modo, el abogado insiste en que Neyra nunca estuvo en búsqueda y captura, tal y como se ha informado.