'Estabais faltando el respeto y ya estaba siendo cómplice

Es poco usual que un software diario repita al mismo invitado en la misma semana, pero todos sabemos que adentro de ‘La resistor’ todo es posible y con Álex García ha ocurrido. La primera fue el lunes 19 de octubre y los espectadores fuimos testigos de que había sido una de las peores entrevistas del formato. El presentador hacía chistes que no convencían al actor, quien cada vez se fue viniendo más debajo y esa entrega careció de ritmo en todo momento, teniendo que entrar Fuego Peña a animar el cotarro, y el actor desapareció.

Por ello, el miércoles 21, tan solo dos días luego, García ha vuelto al teatro donde se graba el software de Movistar+ para intentar activo la «entrevista buena», aunque obviamente se centraron en recapacitar qué es lo que había ocurrido y cómo lo vivieron las dos partes. El actor comenzó agradeciendo que el martes, preciso la mañana subsiguiente de la primera entrega, David Broncano le llamara «humanamente preocupado por la entrevista» y recuerda que el presentador le dijo: «Álex, me da la impresión de que no te has ido contento con la entrevista».

Broncano le claridad y le vuelve a invitar

Broncano quiso explicar su relación universal con los invitados y cómo es la sensación con la que quieren que se vayan: «Aquí, a veces, saco navajilla, hago chistes ofensivos, pero quiero que el que venga se lo pase correctamente y diga: ‘Copular, la que se ha liado, pero me lo he pasado correctamente’. Pero yo noté que tú te habías ido mohíno». Por eso le llamó y le hizo la subsiguiente propuesta: «Se me acaba de ocurrir invitarte a que vengas mañana».

Y ahí se plantó de nuevo, en el tablas donde no había estado a alegría dos días antaño. «No estoy del todo relajado», aseguró el miércoles en su segunda encuentro, pero Broncano ya le advirtió que en esta ocasión la entrevista iba a ser un frotación: «Puedo equivocarme en poco, pero traerte otra vez para putearte… Pero casi seguro que no va a ser».

«No era enfado, era engaño»

«¿Cuando llegaste a casa pensaste que si pillabas al desgraciado ese le crujías el cuello? ¿Qué nivel de enfado tenías?», preguntó Broncano haciendo narración a sí mismo, a lo que el actor le respondió muy sinceramente: «No era enfado, era engaño. Yo estaba acabando una promo, venía a susurrar de ‘Antidisturbios’…», y antaño de que acabara la frase, el presentador insistió: «Pero llegaste a casa con el morro torcido».

El actor no lo negó y reconoció que sí, que llegó a casa con mal sabor de boca y, entre bromas, dijo que ya entendió por qué el software se claridad ‘La resistor’. «¿Hubo un momento en el que dijiste ‘igual me levanto y me voy’?», le preguntó el presentador, a lo que el invitado no dudó ni un instante. «Sí, claro. Cuando lo que está editado… (haciendo narración a poco que se recortó en publicación), tocabais un tema de enfermedades y en mi grupo no tiene burla. El chiste era jocoso, pero me cayó encima. (…) En ese momento pensé: ‘Están faltando el respeto y yo estoy siendo cómplice de esto, pues me voy. Vete de aquí antaño de liarla‘». Broncano recordó la cara que puso el actor al escuchar el chiste y añadió: «Sí, yo lo vi, lo que quedó luego de entrevista ya fue como susurrar con un muñeco».