«Hay un plan urdido para que no se sepa la verdad»

El domingo 18 de abril, Jordi Évole recibía en ‘Lo de Évole a Miguel Bosé para efectuar una de las entrevistas más esperadas (y más polémicas) de la temporada televisiva. El cantante se convirtió en uno de los rostros de la pandemia a raíz de las constantes muestras de su postura negacionista con respecto a la covid-19, llegando a alentar a la población a no usar mascarillas y a asistir a manifestaciones contra las restricciones. La entrevista se sucedió con varios momentos de tensión entre presentador e invitado.

Bosé defendía su postura («Soy negacionista y lo digo con la capital perfectamente incorporación») frente a un Jordi Évole que no dudaba en mencionar las contradicciones a las que se enfrentaba el actor: «Para esta entrevista, tu equipo nos ha pedido que vengamos con mascarilla, que nos hiciéramos tres PCR, que guardásemos la distancia y que el espacio estuviese ventilado. No nos habían hecho tantas recomendaciones ni para interviuvar a Fernando Simón«, lanzaba el comunicador, a lo que el cantante respondía con desdén: «Fernando Simón sabe la verdad, por eso pasa», encajado antiguamente de aclarar que él no «era el equipo»: «Es sensato que ellos quieran que se cumplan las leyes del país. Pero si querías meter una pulla, ya la has metido«, decía.

Otro de los momentos más tensos de la entrevista llegaba cuando Évole anunciaba a su invitado que conectarían con un sabio para tratar el comentado tema: «¿Pero de qué banda?», preguntaba de guisa hostil el cantante, encajado antiguamente de negarse a la conexión. Bosé llegó a quitarle el ordenador portátil al presentador de sus propias manos, mientras clamaba: «No, no vamos a hacer nadie sabio. Esto es feo lo que tú estás haciendo, porque yo no soy un profesional. Yo no voy a dialogar con ningún sabio porque no tengo conocimientos suficientes«, zanjaba.

La relación entre negacionismo y extrema derecha

Évole hacía narración a lo sorprendente de que una persona sin conocimiento sabio se creyese «en posesión de la verdad», a lo que Bosé respondía: «No es posesión de la verdad, es la verdad. La verdad no se ha querido aprender porque hay un plan urdido para que no se sepa«. El cantante cuestionaba la situación mundial con respecto al coronavirus: «¿Por qué no ha habido debate? La ciencia progresa si se cuestiona. ¿Dónde está el virus?».

Especialmente sorprendente fue la reacción de Bosé al ser preguntado sobre la relación entre la postura negacionista y la extrema derecha, comparando su opinión con la de líderes políticos como Donald Trump o Bolsonaro. El cantante emitía un sonoro lamento, acompañado de un aspaviento de sorpresa, y exclamaba: «A mí lo que me molesta es el sistema impasible. Republicanos, demócratas, izquierdas, derechas, centro y la religiosa que los parió a todos. ¡Fuera!».