La crisis del coronavirus ha supuesto un auténtico cambio de vida para toda la humanidad. A nivel retrete y crematístico, ha trastocado por completo a millones de personas, dando un molinete a su forma de vida y teniendo que hacerse a las nuevas circunstancias. Entre estas personas se encuentra Encanto Muñoz, campeón de ‘GH 11’, quien se ha manido obligado a traspasar su casa y marcharse a su furgoneta para poder comportarse.

Kiko Hernández se ha hecho eco en su blog de la web de Telecinco de una carta publicada por Encanto en la que plantea todos sus cambios de vida. «Como sabéis, el Covid obligó a nuestros gimnasios a cerrar y con ellos algunos perdimos nuestro trabajo, el de toda la vida, en mi caso mucho más que mi sustento: mi alimento vital«, afirma. «Han pasado muchos meses desde entonces y no solo sigo sin trabajar, sino también sin percibir ningún tipo de ayuda ni de subsidio, lo solicité en su momento pero ni recibí respuesta de la administración, ni he cobrado nada».

El exconcursante se encuentra sin ningún tipo de ingresos, tal y como él mismo afirma, lo que le ha llevado a tener que buscarse la forma de seguir subsistiendo. «He tomado la opción de alquilar mi casa para poder vivir y pagar facturas, entre tanto me he ido a vivir a mi furgoneta«, relataba. De este modo, Encanto ha pasado de haberse llevado el maletín del campeón a tener que poner en arriendo su casa para poder yantar y subsistir.

Viviendo en la naturaleza, el mar y acullá de Madrid

Encanto ha tomado la atrevimiento de alejarse de la caudal hasta que se supere la crisis del coronavirus. Tal y como él mismo ha expresado en su carta, pretende «vivir con lo poco que tenga, pero vivir cerca del mar y surfeando hasta que el cuerpo aguante«. Por otro banda, afirma estar ya centrado en su nuevo plan de vida, que será la formación en recta de yoga y pilates. Tiene claro que está atrevimiento, aunque le ha costado mucho tomarla, le ha aportado mucha ventura y que va a hacerse distinguir «tranquilo y en calma».