Pese a las inclemencias del tiempo, ‘El hormiguero’ ha podido realizarse sin contratiempos. Es más, el invitado de la oscuridad del 11 de enero era Vicente Vallés, quien presenta ‘Antena 3 informativo 2’ minutos ayer del eclosión del software de Pablo Motos. Pese al estado de las carreteras, el periodista ha podido personarse a su cita, en la que se ha defendido de aquellos que lo tildan de apariencia por ser crítico con el Gobierno en sus informativos.

Motos le preguntaba directamente por cómo lleva las acusaciones de apariencia por parte de un sector de la población, bromeando que es una pregunta que se le podría hacer a él. «Falta peculiar porque cuando haces un trabajo en divulgado, hay clan a la que le gusta y clan que no. Hay clan a la que hoy le gusta y mañana le disgusta porque hoy ha escuchado poco que le gusta oír y mañana audición poco que no le gusta oír y, de repente, hoy eres un tipo fenómeno y mañana eres cualquier cosa: un comunista o un fascista», explicaba Vallés.

El comunicador aseguraba que «es parte natural del trabajo» conveniente a que «el divulgado asimismo tiene derecho a opinar». Delante esta respuesta, Motos se interesaba por si, en algún momento en el que se ha sentido acosado, ha tenido «la tentación de frenar alguna vez a la hora de dar una informe y contar sencillamente la verdad«. La preguntaba dejaba sorprendido a Vicente Vallés, quien aseguraba que ellos cuentan la verdad todos los días: «Nos podemos marrar en alguna ocasión, como todo el mundo en su trabajo».

El presentador de ‘Antena 3 informativo 2’ recordaba que este pensamiento cerca de él se originó en torno a mayo, cuando pusieron en prevención los datos ofrecidos por el Gobierno en relación a los muertos de coronavirus: «Teníamos que inquirir la verdad de los hechos y los datos que se estaban ofreciendo solo eran relativamente ciertos si se aplicaba un determinado criterio de contabilización». El asimismo director del informativo señalaba que, meses posteriormente, se pudo demostrar que la información que ellos dieron era cierta y que el Gobierno no seguía con las indicaciones de la OMS.

Las presiones a los informativos

En relación a la polémica con Pablo Iglesias en la que puso el punto de mira sobre los periodistas en plena pandemia, Vicente Vallés aseguraba que todos los gobiernos tienen dificultades para aceptar las críticas e incluso daba de ejemplo las presiones a las que se someten los informativos, como en el caso del rescate de De Guindos. «Anunció el rescate bancario, pero negándose a utilizar la palabra rescate, entonces utilizó como quince eufemismos. Cuando nosotros dijimos la palabra rescate, hubo un montón de llamadas exigiéndonos que no la utilizáramos. Hay muchas presiones para cosas tan nimias como esas», contaba. «Se reciben llamadas en los informativos toda la vida».