Hulu cancela 'Castle Rock' tras dos temporadas

Un año posteriormente de editar su segunda temporada, Hulu ha comunicado oficialmente la suspensión de ‘Castle Rock’, su ficción antológica ambientada en el universo afectado de Stephen King. Cada una de sus entregas recogió personajes del imaginario del autor de Maine, entrelazándolos en la billete que da nombre a la serie, pero tras esta sentencia por parte de la plataforma de Disney no veremos una tercera temporada.

La serie contaba con la billete del propio King como productor ejecutor, por lo que había conseguido su aprobación. En ese cargo de responsabilidad todavía se encontraba J.J. Abrams con su productora, Bad Androide, que ahora se dedica a desarrollar contenido en monopolio para WarnerMedia. En la misma posición se encuentra otra compañía al frente de la serie, Warner Bros TV, que desde el impulso de HBO Max está centrando sus esfuerzos en procurar el catálogo de la nueva plataforma.

A pesar de la existencia de HBO Max, que podría ser el nuevo hogar de ‘Castle Rock’, no hay planes para materializar una tercera temporada ahí, como apunta Deadline. De esta forma, se zanja el reconvención de la serie de terror, que a lo holgado de sus dos temporadas había acogido en su reparto a intérpretes como Lizzy Caplan, Bill Skarsgård, Sissy Spacek, André Holland o Elsie Fisher.

El manda de King persiste

Por muy trágica que pueda ser esta suspensión para los fans de las adaptaciones de King, hay otro plan que podría levantarles el talante próximamente: la acoplamiento de «La historia de Lisey» que prepara el propio autor para Apple TV+. En una entrevista concedida al Washington Post, King se ha mostrado entusiasmado con el plan, que cuenta con Julianne Moore, Clive Owen y Dane DeHaan en su reparto: «Estoy trabajando con un director muy talentoso llamado Pablo Larraín en la miniserie ‘Lisey’s Story’ para Apple TV+. Tiene muchas ideas que no se alejan de la cojín de la historia, pero que son hermosas visualmente, con mucha energía involucrada. Es como tener anciano percepción de la profundidad, ya que yo pongo un ojo y él el otro.»