Iker Jiménez destapa

Tras la detención de Pablo Hasél, diversos manifestantes han llenado las calles de las principales ciudades de España pidiendo su autogobierno y una prosperidad del derecho a la autogobierno de expresión. Durante esas concentraciones, se han producido barricadas, saqueos y destrozos de enseres divulgado y privado, pero, sobre todo, se ha puesto el punto de mira en si es la forma o no de hacer este tipo de reinvindicaciones. Y es ahí donde se ha centrado la transmisión de ‘Horizonte’ del 24 de febrero con Iker Jiménez y Carmen Porter.

«Lo que se ha sacado con las investigaciones es que la detención de Pablo Hasél ha sido la mecha que ha prendido todo», afirmaba Carmen haciendo ver que a los manifestantes no les importa la detención, sino que querían salir a la calle. Según la presentadora, los manifestantes estaban organizándose en las redes sociales para «salir a hartar las calles» desde el confinamiento, «mucho antiguamente de que esto ocurriese». De hecho, han hablado del Black Bloc, una especie de manual que recoge todo tipo de consejos para la familia que quiera participar en guerrillas urbanas: desde cómo taparse la cara, hasta cómo divulgar cócteles molotov.

En cuanto al origen de los grupos que participan en las revueltas, Porter afirma que están «los Skin Reds y los anarquistas de siempre, que no se llevan aceptablemente pero tienen un punto en global que es hartar las calles». Pero hace distinto hincapié en un especie en distinto: los menas. «Hay muchos menas detenidos, porque son los que están robando«, explicaba la copresentadora. «Esto era precisamente lo que no podía contar. Mi compañero policía me pidió que no lo hiciese«, añadió Iker. «No queremos señalar ningún colectivo, es lo que dice la policía: ‘Puedes proponer todo menos esto'».

«Se proxenetismo de grupos financiados por terceros»

Por otra parte de la información de la detención de una gran cantidad de menas, los presentadores han demostrado que los grupos de los disturbios «están financiados por terceros». «Se ha detenido a manifestantes con grandes cantidades de billete, entre 10.000 y 30.000 euros«, relataban. «¿De dónde sacan el billete? Si estos son familia que no tienen un duro. No responden porque no tienen una sueldo, no tienen un trabajo. ¿Quién les paga?», se preguntaba Porter. Un avezado financiero allí presente apunta a la criptomoneda como fuente de ingresos de estos grupos.