Iñaki Gabilondo, Luis del Olmo y Carlos Herrera repasan su vida profesional: el mejor y peor momento en la radio


Iñaki Gabilondo, Luis del Olmo y Carlos Herrera son tres de los comunicadores con más experiencia en España y los ha juntado TVE en el programa ‘Lazos de sangre’ donde han reflexionado sobre todo lo que han vivido profesionalmente.

De hecho, han recordado sus inicios, sus momentos de éxito y también los momentos más duros de su carrera. Es más han hablado de sus buenos y malos momentos en la radio con las noticias. Lo mejor es que estuvieron en la cúspide muchos años. Herrera de hecho sigue. Pero hay momento duros que recuerdan.

ETA ha sido uno de los puntos debate. «Siempre he dicho que lo peor de mi trabajo durante todos estos años ha sido aquellas mañanas en las que a la hora de empezar el programa nos llegaba la noticia de que ETA había asesinado a diez guardias civiles, a dos paseantes, a un policía, militar, un médico», explica Carlos Herrera .

Gabilondo lo argumentaba. «Fueron unos años muy duros, y los lunes, había muchos lunes que él no quería volver. Yo le hacía un chiste, nos reíamos y salíamos del paso».

Estuvieron amenazados. Carlos Herrera recibió un paquete bomba en el año 2000 que los artificieros de la policía lograron desactivar. Un susto que Herrera aún recuerda: «Era un momento terrible, no te acostumbrabas nunca a que eso pudiera ser realidad… Hasta que un día te pasa a ti y da una cierta sensación de alivio pensar que no consiguieron su objetivo».

A Gabilondo no se le escapa el 11-M. «Fue una locura brutal ver como el número de víctimas no cesaba en directo ante micrófono». Y el 23-F. «La primera vez que salí en mi vida en televisión fue para decir a la gente que ellos en el Congreso habían sido asaltados a su vez, pero nosotros habíamos sido ocupados por unos militares que habían venido a montar un campamento».

Luis del Olmo recuerda como el día feo de su carrera cuando se despidió de las ondas. «Es una droga. Quien la prueba como la estoy probando yo todos los días, quien tiene ocasión de estornudar en Barcelona y que ese estornudo se escuche en Canarias o en cualquier punto de España, en cualquiera de las cincuenta y cuatro ciudades donde tenemos emisoras, es una droga, una droga de la que no puedes prescindir»



Source link

Deja un comentario