Isabel Pantoja cuestiona el talento musical de su hijo Kiko Rivera:

No junto a duda de que ‘Idol Kids’ no estaría siendo lo mismo sin la presencia de Isabel Pantoja en la mesa del junta. Pese a que la tonadillera se resiste a pulsar el pitón «rojo pantojo» y que incluso reprocha a sus compañeros Carlos Jean y Edurne que sean tan duros con los más pequeños, se está entregando en cuerpo y alma al talent show y cada semana comparte nuevos detalles desconocidos de su vida profesional y personal.

En la cuarta entrega del software de Telecinco producido por Fremantle, Isabel Pantoja dejó caer una puntualización que no deja en muy buen espacio a su hijo Kiko Rivera, además dedicado a la música. Como tuvo espacio entre los castings de los aspirantes y los técnicos se encontraban revisando el micrófono de la cantante, quizás pensó que la confesión no sería recogida por las cámaras ni emitida luego, si proporcionadamente no hay ausencia que escape al objetivo.

El productor Carlos Jean contaba a sus compañeras del junta que, de pequeño, se aplicó a fondo con la percusión porque eso le permitía librarse de clases del colegio como religión. «A mí me sacaban de clase para tocar la hilera, con lo cual yo tocaba la hilera de maravilla«, recordaba con una sonrisa pícara, despertando la simpatía de Edurne.

«¿Una prueba? El oreja en Pamplona»

Isabel se unía a la conversación compartiendo una intimidad de Kiko Rivera. «Mi Francisco además se apuntaba a todo a lo que había», contaba mirando a Carlos Jean. «Decíamos ‘vamos a hacerle una prueba’. Una prueba, una prueba… ¿la prueba? El oreja en Pamplona«, rememoraba, poniendo en censura el talento musical de su hijo y dejando claro que desde pequeño demostró que no había nacido para seguir sus pasos. Felizmente, su lado como DJ y muchas dosis de autotune han permitido a Kiko finalizar dedicándose a la música, mientras que su hermana Isa además ha hecho sus pinitos con el single «Ahora estoy mejor».