José Manuel Soto:

José Manuel Soto ha pasado de estar en el foco mediático por sus canciones a hacerlo por sus creencias en comparación con planeta de la política en nuestro país. En infinidad de ocasiones, el artista no ha dudado en cargar fuertemente contra el Gobierno; lo ha hecho en entrevistas y asimismo en sus redes sociales, donde acostumbra a percibir muchas críticas por lo mismo. De todo ello ha hablado en una extensa entrevista en Vox Populi. En exactamente la misma, Soto asevera que el ejecutivo de Pedro Sánchez «muestra intención de controlar todos los poderes del Estado (…) como Poder Judicial e incluso los medios de comunicación». Este estima que la alianza Partido Socialista Obrero Español-Podemos «trata de manejar la opinión pública y la justicia y eso es propio de dictaduras».

«El confinamiento ha sido duro para un sevillano en primavera»

Respecto a las medidas que el equipo de Sánchez tomó para hacer en frente de la crisis, piensa que ciertas como el confinamiento «eran necesarias pero llegaron tarde y duraron demasiado». Además, está persuadido que estas «han paralizado el país y eso es la ruina» y que el Gobierno las ha usado además de esto «para colarnos medidas que que nada tenían que ver con la situación sanitaria y sí con su agenda progresista». Lo sorprendente es que a pesar de estas críticas, no tiene inconveniente en reconocer que se ha saltado el confinamiento impuesto para todos. «Estuve un mes sin salir apenas y después me lo comencé a saltar, como todo el planeta. Es absurdo estar tanto tiempo encerrado, ha sido durísimo para un hispalense estar encerrado toda la primavera, la temporada en que nuestra tierra festeja sus grandes fiestas, la Semana Santa, Feria de Sevilla, el Rocío», explica.

Critica fuertemente a Fernando Simón

En cuanto a la administración global de la crisis por la parte del Partido Socialista Obrero Español, este asevera tajante que «ha sido desastrosa» y piensa que «si la hubiera llevado a cabo un Gobierno de derechas, habría ardido el país». Uno de los miembros del equipo que se ha hecho cargo de la pandemia es Fernando Simón, del que tampoco habla demasiado bien Soto. «Se ha transformado en un icono de la izquierda por su aspecto libre y desaliñado, como lo fue el Che, mas la verdad es que su administración ha sido deplorable y ha estado infestada de improvisaciones y fallos que han costado muchas vidas», afirma el vocalista, quien además de esto se pregunta «si lo presentarán a la Alcaldía de Madrid, como se ha hecho muy popular».

«VOX no es un partido homófobo»

El vocalista además de esto se defiende de los que le llaman ultraderechista y por este motivo deja claro «hay cosas de VOX con las que estoy de acuerdo, con otras no». Está persuadido que el apogeo del partido ultraderechista «es una reacción lógica a la deriva totalitaria del PSOE» y defiende que VOX «no es un partido de ultraderecha, ni xenófobo, ni homófobo ni racista. De hecho creo que no conozco a absolutamente nadie que sea nada de eso». Una aseveración que bien seguro sorprenderá a la mayor parte teniendo presente las medidas homófobas, racistas y xenófobas que el partido dirigido por Santiago Abascal ha protegido sin remordimiento alguno.

«En España todo el mundo era franquista»

Por proteger a este partido, Soto explica que «me han puesto el cartel de facha», algo que tal como confiesa, «me da mucha pereza y tristeza». El artista está persuadido que años atrás, «en España, era franquista casi todo el mundo, luego fuimos monárquicos y pronto seremos republicanos, con el mismo entusiasmo. Somos un país muy chaquetero». Además, se muestra indignado que se le prosiga catalogando como facha por llevar una pulsera con la bandera. «Este país es así, el único del mundo que pita a sus símbolos. Es un problema de educación y de demagogia», sentencia tajante el vocalista.

Esta situación política le ha costado la relación con gente que tenía a su alrededor: «Muchos que eran amigos ni me hablan y ciertos me insultan diariamente en las redes y después van de tolerantes». Además, asevera que ha sido vetado en municipios donde rige la izquierda y en ciertas televisiones autonómicas, algo que no comprende en tanto que se define como «alguien independiente que iría encantado a un municipio marxista a cantar (…) pues la música no tiene nada de ideológica». Pero la cosa no queda acá y es que Soto afirma que «me veo a mí como los cantautores de “canción protesta” de los 60 y 70 del pasado siglo. Creo que el arte siempre y en toda circunstancia debe ser crítico con el poder, si bien en ocasiones cueste. Hay mucho arte subvencionado, mas tras cada subvención hay un intento de manipulación».