Kiko Hernández confiesa que ha celebrado la Navidad durante el confinamiento

El confinamiento por el coronavirus COVID-19 ha despertado la imaginación de todos. Algunos han optado por obsequiar su música en directos de Instagram, otros han apostado por el deporte en casa, al tiempo que no han sido pocos los que han protagonizado entretenidos instantes con sus vecinos. Está claro que combatir el hastío no es moco de pavo para absolutamente nadie y prueba de ello es lo que ha explicado Kiko Hernández que hizo a lo largo del confinamiento. El cooperador ha contado uno de los momentazos de su cuarentena en la emisión de ‘Sálvame’ este jueves dos de junio.

En mitad de un discute, Hernández ha confesado que tras el confinamiento a él y a bastantes personas les nos cuesta tener una percepción del tiempo real por haber estado tanto tiempo encerrados y ha aprovechado la ocasión para descubrir una anécdota que vivió en la cuarentena. Este estuvo encerrado en su casa con sus 2 hijas Abril y Jimena, 2 pequeñas de 3 años. Y obviamente, no es moco de pavo que 2 pequeñas de esa edad puedan soportar sin hastío ni nervios un encierre de semejante calibre, por este motivo, el colaborador tuvo una surrealista idea que hizo que sus hijas pasaran un día ameno y radicalmente diferente en su hogar.

Hernández hizo que la Navidad se adelantara medio año y por este motivo decoró su casa con luces navideñas y el tradicional árbol. El objetivo era tener entretenidas a sus hijas con algo diferente y que además de esto las ilusionase. Este estaba presto a festejar por lo alto esta data tan señalada en plena primavera y por este motivo aun efectuó la tradicional cena de Nochevieja en su hogar. En la mesa se sentó al lado de sus 2 hijas a cenar, viviendo de esta manera una noche muy singular a la par que surrealista y es que probablemente las pequeñas no comprendían la razón por la cual su padre estaba festejando ese día tan adelantadamente.

El duro confinamiento de Hernández

Para el propio Kiko Hernández el confinamiento ha sido de todo menos fácil y es que en su día, el cooperador no deseó ir a trabajar para estar recluído en su hogar con sus 2 hijas y de esta manera eludir cualquier género de contagio a lo largo de la crisis sanitaria. Un temor que prosigue hoy y es que cabe rememorar que en ‘La última cena’ este asistió con un traje EPI puesto para eludir cualquier género de contacto con absolutamente nadie y en los últimos días ha dejado clarísimo en el programa de Telecinco que extremará las cautelas hasta el momento en que haya una vacuna. «¿Te compensa vivir así?», aun le preguntó el propio Jorge Javier Vázquez, a lo que Hernández respondió tajante: «¡Claro que sí!».