Kiko Matamoros, ingresado de urgencia por complicaciones postoperatorias

Tras cobrar el suscripción de la operación en la que le extirparon la vesícula, estaba previsto que Kiko Matamoros regresase al plató de ‘Sálvame’ este jueves 30 de julio. Sin secuestro, Kiko Hernández ha sorprendido a los espectadores al confirmar que Matamoros había sido ingresado de aprieto adecuado a complicaciones, aquejando fuertes dolores postoperatorios.

«El taxista se ha puesto en contacto conmigo y me ha dicho que ha tenido que saltarse hasta los semáforos del dolor que tenía Kiko en el abdomen», ha explicado el presentador. Marta López Chopo, maniquí y flagrante pareja de Matamoros, «le pedía que corriera», ha añadido. Nada más salir a la Clínica El Rosario, en Madrid, fue ingresado de aprieto.

El reportero de ‘Sálvame’ Omar Suárez se personó a las puertas del centro para trasladar la última hora sobre el estado de sanidad del diestro colaborador de Telecinco. Matamoros no podía soportar el dolor, por lo que decidió desplazarse a este centro y no al punto donde lo habían operado tan pronto como 48 horas ayer.

«Estoy muy jodido»

Según las primeras exploraciones médicas, Matamoros sufre una pancreatitis producida por una complicación postoperatoria. «Cuando le hincharon, no le limpiaron bien y la arenilla se ha desplazado«, ha explicado el reportero delante la preocupación de sus compañeros en plató. Dada la formalidad del asunto y, sobre todo, sus fuertes dolores, los facultativos han decidido mandar a Kiko en ambulancia al centro en el que lo intervinieron. Kiko Hernández habló con él y trasladó a la audiencia su mensaje: «Para que Kiko diga que le duele, tiene que ser muy fuerte. Es la primera que le oigo decir ‘estoy muy jodido‘».