Kiko Matamoros sufre una nueva complicación de salud:

Días complicados para Kiko Matamoros, que tras ser intervenido el pasado 27 de julio para extirparle la vesícula sufrió una pancreatitis aguda. Ahora se recupera en una clínica madrileña de dicha dolencia, pero los médicos han detectado un nuevo problema que está provocando que la hospitalización del colaborador de Telecinco se alargue más de lo previsto.

«Parecía que le iban a dar el alta, pero no tenemos muy buenas noticias», relataba Omar Suárez desde la puerta de la clínica. El reportero actualizó el estado de sanidad de Matamoros, quien ha pasado «un fin de semana difícil», al igual que su novia: «Marta está completamente agotada y Kiko está bastante preocupado y caído», ha explicado.

Tras extirparle la vesícula, Matamoros recibió el reincorporación médica. Sin confiscación, el colaborador tuvo que ingresar de urgencias solo un día a posteriori conveniente a un válido dolor ventral: sufría una pancreatitis aguda provocada por la cirugía.

consecuencia de la cirugía. El problema ahora es «una infección que todavía no está detectando, no saben de dónde procede, ni cuál es el motivo«, ha explicado el reportero.

El mensaje de Carlota Corredera

Según Omar Suárez, la pancreatitis «se está arreglando, el páncreas se encuentra bien y Kiko ya está tomando sólidos», pero los doctores han solicitado una ecografía y un tac para encontrar el origen de esta nueva complicación. Quitando hierro al asunto, Carlota Corredera ha confesado que había intercambiado un par de mensajes con el colaborador: «Está un poco mejor, más animado, y me dijo que lo que más ganas tenía en esta vida era comerse unas cigalas».