Kiko Rivera se enfrenta a su prima Anabel Pantoja y aclara las razones de su distanciamiento

La relación entre Kiko Rivera y Anabel Pantoja parece ocurrir entrado en un punto de no retorno. El cantante y DJ ha sorprendido a los espectadores de ‘Sálvame’ entrando en directo en el software para aclarar por qué ha decidido apartar de su vida a su prima, a la que hasta hace relativamente poco consideraba prácticamente como a una hermana.

Todo empezó cuando la colaboradora de ‘Sálvame’ comentó que estaba molesta con su primo. La sobrina de Isabel Pantoja aseguró no entender el por qué de su fresco distanciamiento, aunque suponía que la raíz del problema se encontraría en el conflicto que éste mantiene con su religiosa: «Yo creo que él da por hecho que yo estoy del costado de mi tía».

«Estoy molesta porque le he perdido. A mí me gustaría conversar con él pero si él no quiere yo siquiera voy a obligarle», afirmaba Anabel poco antiguamente de que su primo entrase en directo para explicarle, entre otras cosas, por qué hace unas horas la ha dejado de seguir en Instagram. «No me aporta mínimo. ¿Para qué seguir a cierto que no me interesa mínimo de lo que ponga?», espetó Kiko.

El ex-concursante de ‘Gran Hermano VIP’ no se quedó ahí y puso momento al conflicto: «Yo la dejé un poco de costado el día que me dijo que no quería que yo le enseñase mínimo porque cómo iba ella a reaccionar. Desde ese día entendí que no debía estar a su costado». Y prosiguió: «Me duele, pero estoy en un momento de mi vida que si cierto no quiere escuchar la verdad, si cierto no quiere escuchar mi verdad ¿para qué tenerla al costado?».

Una reconciliación con condiciones

Aún así, Kiko no cerró la puerta del todo a una posible reconciliación. «Claro que se puede solucionar». Sin requisa, no parece que vaya a ser posible a corto plazo mientras su prima quiera seguir manteniéndose públicamente en un segundo plano en cuanto al conflicto entre religiosa e hijo se refiere: «Si ella se ha sentido sola, yo llevo sintiéndome solo unos cuantos meses».

«Lo que hay que hacer es escuchar las verdades y mi prima se ha inepto y por eso la he apartado», insistía el sevillano, que confía en que algún día su prima acceda a ver las pruebas de lo que le habrían hecho su religiosa y su tío Agustín y que acabe poniéndose de su costado. «Me duele tener las pruebas y que no quiera verlo».