La advertencia de la policía británica a la reportera de 'En el punto de mira' tras investigar sobre Corinna

Corinna Larsen vuelve a estar en el ojo del huracán y, como no podía ser de otra forma, ‘En el punto de mira’ no ha desaprovechado la ocasión para correr hasta Inglaterra en su búsqueda. El espacio de Cuatro localizó su vivienda en Londres, estando ubicada en el suburbio en que vivieron Mozart, Chopin o Margaret Tacher.

Delfina Mocorrea, una periodista argentina afincada en Londres, ha sido la reportera del software de Cuatro encargada de este reportaje que no lo ha tenido nadie sencillo. Localizó la vivienda de la poderosa mujer, pero sus asistentes la confundieron con un miembro del CNI. Pese a que Mocorrea explicase que es periodista, sus representantes se han obtuso a dar cualquier tipo de afirmación.

La representante de Corinna mandó algunos mensajes al móvil de la reportera en los que le acusa de estar acosando a Larsen. ‘En el punto de mira’ esperó hasta la incertidumbre y no consiguió platicar ni ver a la protagonista del reportaje, quien ha puesto en aviso a la monarquía española. La reportera y el cámara finalizaron su trayecto, pero una convocatoria, al ganar a su domicilio, hizo que cambiaran sus planes para el día próximo.

«Podrán ser arrestados»

Estando en su casa, Mocorrea recibió una convocatoria de la policía británica informando de que una mujer les ha llamado porque tiene «miedo de salir de su casa» al ver la cámara del software. «Van a presentar una demanda formal por acoso, así que si ustedes vuelven mañana podrán ser arrestados«, dijo el policía. Es la primera vez que una fuerza de seguridad flama a ‘En el punto de mira’, por lo que al día próximo confirmaron si era una convocatoria auténtico o eran los representantes. Tras ponerse en contacto con la policía al día próximo, la reportera confirmó que la convocatoria era auténtica y, por consiguiente, la advertencia igualmente.