'La Casa de Papel 5': El director promete

El final de la cuarta parte de ‘La Casa de Papel’ dejó harto descontenta a la audiencia que esperaba ver el pestillo del atracó al Banco de España, poco que no ocurrió. Poco a posteriori, Netflix confirmaría la renovación de la exitosa serie por una finca parte que, recientemente, se ha cedido a conocer que será la última.

Álex Rodrigo, director de ‘La Casa de Papel’, ha concedido una entrevista a Heraldo de Aragón para musitar de esta temporada final con la que cerrará una importante etapa profesional. Para los que trabajamos en ella, el sobrevenir hecho una serie que acabó ganando un Emmy es un hito que probablemente no repitamos«, comienza explicando el realizador.

Balance de todo este tiempo

Haciendo balance de este tiempo y siendo consciente de que aún no ha terminado, Rodrigo cuenta que «con la finca temporada se cierra un ciclo, adicionalmente, que me ha ocupado muchísimos meses, y voy a echar de menos lo vivido con los compañeros. La experiencia de trabajar en una serie es muy inmersiva: por un flanco, es una aspiradora de energía increíble y, por otro flanco, es muy generosa en el campo emocional, por las relaciones que haces».

Tras haber dirigido ‘Veneno’, Rodrigo cuenta que se encuentra «en transición» de esa serie para volver a meterse en ‘La Casa de Papel’ en una tanda de capítulos que incorpora a Patrick Criado y Miguel Ángel Silvestre: «Vamos a intentar cerrar la serie por todo lo stop, a la mérito de lo que los fans imaginan, desean y sueñan», promete en la entrevista.

Cómo podría afectar el coronavirus

Además de por ser a última, el rodaje de esta quinta temporada también será especial por otro motivo: el Covid-19. Sin embargo, el director tiene claro que «el miedo te anula creativamente y hay que evitar la continua paranoia». «Es temible un retoño tan descontrolado que tengamos que detener o un caso de covid en el equipo. Pero, sabiendo cómo hay que hacer las cosas a nivel de higiene y seguridad, hay que ir a por todas, como siempre», cuenta ayer de embarcarse en la período final de este inmenso trabajo.