La maniobra de Isabel Pantoja para volver a televisión en plena docuserie de Julián Muñoz en Telecinco

La colaboradora Gema López ha adelantado en ‘Sálvame’ que Isabel Pantoja quiere negociar su fichaje por Antena 3 en plena serie documental de Julián Muñoz.

Mientras que Julián Muñoz vuelve a nuestras vidas con la docuserie ‘No es la hora de la venganza, es la hora de la verdad’, que llega este viernes a Telecinco; Isabel Pantoja también está empezando a hacer movimientos para salir de Cantora y retomar su carrera profesional tras la muerte de su madre doña Ana y después de haber acabado su contrato con Mediaset.

Así, tal y como ha avanzado Gema López este viernes en ‘Sálvame‘, la tonadillera está cansada de estar encerrada en su casa y ya estaría empezando a buscar trabajo. Lo mejor de todo es que lo estaría haciendo a espaldas de su hermano Agustín; y estaría intentando negociar con Antena 3 para su fichaje por la cadena rival en la que trabajan y dan voz a sus hijos.

Isabel Pantoja ahora mismo está buscando trabajo a espaldas de Agustín Pantoja. Y se ha puesto en contacto con la persona que durante mucho tiempo le ha llevado los asuntos televisivos para que le busque trabajo en la cadena de la competencia“, afirmaba Gema López dejando completamente en shock a todos sus compañeros.

En este sentido, según la colaboradora, Isabel Pantoja estaría interesada en volver a la televisión para ganar dinero y poder saldar todas las deudas que tiene con Hacienda. Lo más curioso es que lo estaría haciendo al margen de su hermano y representante, y fuera del universo Mediaset. Y es que después de ‘Cantora, la herencia envenenada’ y de darle una docuserie a Julián Muñoz, la tonadillera no querría volver a trabajar en el grupo de Paolo Vasile.

“Es una de las bombas de la tarde, que quiera volver a la tele y a escondidas de su hermano”, opinaba Nuria Marín; que se ha puesto al frente de ‘Sálvame’ este viernes. Una noticia que ha pillado desprevenidos a todos pues las últimas noticias sobre la tonadillera eran que estaba completamente hundida en Cantora; y que la preocupación por su estado era tal que no se atrevían a dejarla sola.