*En elaboración

El martes 24 de noviembre, Telecinco emitió una nueva entrega de ‘La casa resistente’, en la que el formato volvió a someter a uno de sus concursantes al conocido como «espejo del alma». Una especia de «prueba», en la que los concursantes trataban de mostrarse en presencia de la audiencia sin máscaras, repasando algunos momentos de su vida. En el caso de Albert Álvarez, el barcelonés acabó llorando al balbucir de tres momentos esencia, muy dolorosos, de su vida: cuando estuvo a punto de ingresar en prisión, cuando sufrió un casualidad en plena carrera deportiva y cuando él y su comunidad pasaron una época sin tan pronto como ingresos.