La pregunta de Ferreras que Pedro Sánchez no ha querido responder en 'Al rojo vivo'

Pedro Sánchez, presidente del Gobierno, ha concedido su primera entrevista a T.V. tras la pandemia del coronavirus COVID-19 a Antonio García Ferreras en ‘Al colorado vivo’ (laSexta). El político no ha dudado en abordar todo tipo aspectos referentes a su administración de la crisis sanitaria y al sunami político que hoy se prosigue viviendo en este país mas ha habido un tema en el que ha preferido no mojarse: el «Caso Dina» en el que está implicado Pablo Iglesias.

García Ferreras ha querido saber su opinión con respecto a esto y le ha preguntado de forma directa si ha hablado con el vicepresidente del asunto. El socialista por su lado ha optado por sortear la cuestión y ha dado claro que «yo no me pronuncio sobre cuestiones judiciales. Ni en este caso ni en ningún otro». Pese a ello, no ha negado esa evidente charla entre él y también Iglesias sobre el tema mas sí le ha recordado a Ferreras que «de las conversaciones privadas que tengo con el vicepresidente no voy a hablar». Además, sí ha dejado claro que todo nace de una pretensión de la derecha y ultraderecha de este país de derruir a su Gobierno y ha protegido la fortaleza de su equipo.

La pregunta que ha hecho reír a Sánchez

«Ha habido una estrategia de derribo (…) pero la coalición está más fuerte que nunca», ha afirmado este, quien minutos después no ha podido eludir reír cuando el cronista le ha preocupado por su sueño puesto que meses atrás (y ya antes del acuerdo de Gobierno), Sánchez aseveró que si acordaba con Podemos «no podría conciliar el suelo». «Está siendo un socio leal», se ha limitado a aseverar Sánchez para contestar a esta entretenida y curiosa cuestión, dejando claro que no hay inconvenientes entre Partido Socialista Obrero Español y UP hoy.

Pero la extensa entrevista ha dado para considerablemente más. El socialista ha dejado claro que sabe que «llegamos tarde» en lo que se refiere al decreto de Estado de Alarma por el coronavirus y a la administración inicial de la crisis se refiere, si bien sí ha explicado que lo saben ahora «con los datos que tenemos ahora (…) con los que teníamos entonces, no». Además, ha querido defenderse afirmado que aun la OMS «dijo que era una pandemia global a mediados de marzo» y no ya antes y ha explicado por otra parte que meses atrás, «después de la toma de posesión del Gobierno, nos pusimos a hablar sobre el seguimiento de la enfermedad», procurando patentizar que desde el primer minuto estuvieron pendientes de la evolución del COVID.

Los zascas contra el PP

Por otro lado, Sánchez ha confirmado que su pretensión es que los Presupuestos Generales del Estado se puedan aprobar ya antes de cerrar el año si bien ha avanzado que todo va a depender de los fondos de reconstrucción de la Unión Europea. En cuanto a los asociados que le van a poder permitir fijar este acuerdo, no ha querido mojarse ni dar nombres precisos mas sí ha aclarado que «la voluntad es tener puentes con todos aquellos que quieran hacer política». Eso sí, no ha dudado en cargar fuertemente contra el Partido Popular por la estrategia que los populares han llegado a cabo a lo largo de toda la crisis: “Creo que la máxima del PP en esta crisis es : ‘dime donde está el Gobierno, que yo me pongo enfrente’”. Por último, y asimismo en referencia al tema económico, el político ha avanzado que «la reforma fiscal es inevitable» y ha explicado que «tendremos que subir los impuestos a las grandes corporaciones, no a pequeñas empresas».