'La que se avecina' revela el gran secreto sobre Germán Palomares, El Moroso, en la temporada 12

El que indudablemente es el enorme misterio de ‘La que se avecina’ está a puntito de resolverse. La identidad de El Moroso lleva oculta desde el primer episodio de la serie de Mediaset España y va a ser en la duodécima temporada cuando descubramos al fin quién es ese personaje que lleva torturando tanto tiempo a los personajes primordiales de la serie. Aprovechando el final de ciclo que la ficción va a vivir en la época 12, al fin la trama de este misterioso personaje volverá a tener peso y se resolverá de una vez por todas. Y es que yanto los actores como los responsables de la ficción ya han adelantado que durante toda esta última temporada se charlará mucho de él.

«Estará presente en el final de la T12»

Fernando Tejero explica en una entrevista a FormulaTV que «en el último capítulo de la serie va a estar muy presente» al tiempo que José Luis Gil asimismo pone en valor la relevancia de la trama y reconoce que «teníamos que rescatar a El Moroso porque es esa incógnita de la serie que nunca se resuelve». Pero, ¿quién se va a poner en la piel de este aguardado personaje? Por ahora es una auténtica incógnita y es que si bien se propuso la posibilidad que Eduardo Soto lo interpretara en la primera temporada de la ficción, por un inconveniente de compatibilidad con el contrato que en su día tenía con la productora El Terrat y la participación en este proyecto por último el intérprete optó por no incorporarse a la ficción. Por su parte, Tejero confiesa que cuando llegó a la producción «pregunte si iba a ser El Moroso», algo que obviamente no ha sido así.

¿Es el hermano de Fina?

Pues bien, hasta el momento en que ese evento se genere, es instante de revisar todas y cada una de las pistas existentes sobre esta figura. Precisamente la última la hallamos en el quinto episodio de la duodécima temporada de la serie que se halla ya libre en Amazon Prime Video. En una charla con Menchu en la que esta le explica a Fina que sus hijas se llevaban realmente bien de pequeñas mas no hoy día, Fina le confiesa que a le sucedió lo mismo con su hermana. Acto seguido, le explica que ella tiene un hermano que lleva por nombre Germán. Sí, semeja que los hermanos Caballero nos han dado la pista terminante para conocer la identidad de El Moroso y es que teniendo presente que Fina se apellida Palomares y que El Moroso lleva por nombre Germán Palomares… ¿Es El Moroso el hermano de Fina? ¿Esta es una de las grandes sorpresas de esta tanda final?

Sin duda, todo encajaría con este movimiento y es que cabe rememorar que en la octava temporada de la serie, cuando Fina entró a vivir a Mirador de Montepinar lo hizo en el piso que hace un tiempo fue propiedad de El Moroso y además de esto, cuando aterrizó lo hizo teniendo mucha información de todos y cada uno de los vecinos. ¿Venía preparada por su hermano? Sin duda, es una hipótesis que coge gran fuerza ahora y es que es obvio que la revelación del nombre de Germán Palomares es de todo menos casual.

El pasado de El Moroso

En cuanto a este personaje, cabe rememorar que entró en Mirador de Montepinar escapando de un conjunto de amigos a los que estafó ya que este escapó con un billete premiado que habían jugado todos juntos en una peña. Una vez instalado en el 2ºC de Montepinar, absolutamente nadie pudo llegar a verle mas en su estancia allá, aparte de negarse a abonar ningún género de cuota a la comunidad, no vacilaba en lanzar mensajes amenazantes a sus vecinos. Era indudablemente el vecino más peligroso con el que han convivido nunca y es que El Moroso tampoco vaciló en raptar a Enrique a lo largo de 4 meses una vez que este devolviera a la policía ese dinero robado al tiempo que Antonio Recio consiguió descubrir ciertos detalles de su vida como que era homosexual. Pero bien, tras la liberación de Pastor, Germán pudo escapar de ese sitio, volvió a mentir a los vecinos de nuevo mas jamás se mostró ante absolutamente nadie, solo en frente de Enrique Pastor. Parece que va a ser en esta duodécima temporada cuando le veamos de una vez por todas, resolviendo de este modo este gran misterio que ha rodeado a su figura.