Las inverosímiles edades de los personajes/actores de 'Amar es para siempre'

Las sobremesas de lunes a viernes ya no serían lo mismo sin la presencia de ‘Cortejar es para siempre’. La ficción, producida por Diagonal TV y emitida en Antena 3, se ha convertido ya en todo un clásico de la pequeña pantalla, siendo la segunda serie con viejo número de capítulos de la esclavitud. Con nueve temporadas a sus espaldas, esta serie de corte diario ha sabido ganarse a su divulgado manteniendo una audiencia fiel durante abriles. Por otra parte, el éxito cosechado ha permitido que el universo de la ficción se expanda gracias a ‘#Luimelia’, spin-off centrado en la historia de simpatía formada por la pareja de Luisita y Amelia, personajes a los que dan vida las actrices Paula Usero y Carol Rovira.

La unión de la historia personal de los personajes y el contexto histórico, político y social en el que viven es el pilar fundamental sobre el que se construye ‘Cortejar es para siempre’. Por otra parte, a almohadilla de saltos temporales hemos podido conocer cómo era la vida de los españoles en diferentes décadas y descubrir cómo se adaptaban a los cambios que se producían. Asimismo, esos avances en el tiempo nos han permitido conocer a multitud de personajes que han ido pasando por la ficción, pues el enorme repertorio es otro de sus rasgos destacables.

No obstante, entre todos esos actores y actrices que han pasado por la serie siempre hay una tribu que se mantiene fija y que ha servido como unión e hilo conductor durante tantos abriles. El único problema radica en que, aunque pasa el tiempo, esos protagonistas que perduran temporada tras temporada siguen prácticamente igual y parece que los abriles no pasen por ellos. Por otra parte, al adaptarse a los saltos temporadas, al final se rompe con el equilibro entre la época del personaje y la verdadero del intérprete, por lo que desde FormulaTV queremos analizar el estrambótico caso de las inverosímiles edades de los actores y personajes protagonistas de ‘Cortejar es para siempre’.

Los inicios en ‘Cortejar en tiempos revueltos’

Antiguamente de comenzar el disección de las edades de los personajes tenemos que remontarnos a los inicios de la serie para aprender exactamente en qué año verdadero y ficticio comenzó todo. Cuando en el año 2005 comenzaron las emisiones de ‘Cortejar en tiempos revueltos’ nos encontramos con una ficción de tirada diaria que contaba con un gran repertorio y cuyas tramas se desarrollaban en un contexto histórico afectado por los conflictos bélicos y sus consecuencias. En concreto, la primera temporada estaba ambientada en 1936, es afirmar, en plena Refriega Civil Española. Con el transcurso de los episodios, la ficción fue avanzando en el tiempo de forma rápida, incluyendo elisión temporales que permitían situar la obra en épocas y etapas muy diferentes. De hecho, en la séptima y última temporada emitida en Televisión Española, la historia abarcó desde 1956 hasta 1957.

Durante todo ese tiempo conocimos a multitud de personajes, entre los que destacaban Manolita (Itziar Miranda), Marcelino (Manuel Baqueiro) y Pelayo (José Antonio Sayagués), los dueños y encargados de El Asturiano, el bar principal de la Plaza de los Frutos y punto de cruce de los protagonistas. Así pues, en el cambio de esclavitud y su paso a Antena 3 bajo el título de ‘Cortejar es para siempre’, la ficción mantuvo a su tribu más longeva, convirtiéndola así en sello de identidad de la serie. De este modo, aunque conservaban a los rostros más emblemáticos, la serie comenzaba una nueva etapa repleta de novedades, entre otras, un brinco temporal que ubicaba la obra en 1960, tres abriles posteriormente del final de ‘Cortejar en tiempos revueltos’.

Las edades de los actores y sus personajes

Como hemos podido comprobar, desde que comenzó la serie en la esclavitud pública hasta que aterrizó en la privada pasaron 24 abriles ficticios. Y si nos centramos en la novena temporada, que se ubica en 1978, ese tiempo aumenta hasta los 42 abriles. Se comercio de un periodo de tiempo muy amplio, poco que se debería notar físicamente en los personajes que permanecen en la serie desde entonces, pero que es complicado de conseguir si tenemos en cuenta que en la vida verdadero para sus actores solo han pasado 15 abriles. Sí que se aprecia que los actores han crecido y madurado, pero si Manolita tenía 18 abriles cuando apareció por primera vez, ahora debería tener 60 abriles, una época que Itziar Miranda no aparenta. Esto no es de exiliar porque la actriz tiene 42 abriles, muchos menos que su personaje. De igual forma sucede con Manu Baqueiro, cuyo personaje debería tener unos 60 abriles mientras que él tiene 42.

Asimismo, en la serie, Manolita y Marcelino han tenido multitud de hijos, poco que era habitual en muchas familias de ayer. En ese contexto se puede documentar perfectamente la numerosa descendencia de la pareja, sin incautación, si nos ceñimos a las edades reales de los actores y de las actrices que interpretan a dichos personajes, los datos que obtenemos resultan un tanto extraños y complicados de creer. Por ejemplo, si tomamos como muestra a Luisita, una de las hijas de la pareja principal, vemos que su actriz, Paula Usero, tiene 29 abriles, lo que se asemeja con su personaje. Pero si nos centramos en Itziar Miranda y en Manu Baqueiro, que dan vida a su raíz y a su padre en la ficción, descubrimos que entreambos le sacan 13 abriles a Usero, por lo que la habrían tenido a una época demasiado temprana hasta para la época. Lo más estrambótico es que ella no es la hija viejo, pues ese logro le corresponde a Leonor.

La casi inmortalidad de Pelayo

Aunque Manolita y Marcelino son los rostros principales de los Gómez Sanabria, la tribu no sería lo mismo sin la presencia de Pelayo, el auténtico fundador de El Asturiano. El actor José Antonio Sayagués es el encargado de dar vida a este personaje con un humor tan peculiar y que ha sabido ganarse el cariño de los seguidores de la serie. El tabernero representa la figura de un hombre honrado y trabajador que ha legado todo siempre por sacar delante a su tribu. Y una vez convertido en anciano, ha seguido siendo una cuchitril fundamental, sobre todo para sus nietos, que han pasado en él a un fiel guía y confidente y un gran apoyo al que venir en escudriñamiento de ayuda.

Lo más impactante de Pelayo es ver lo admisiblemente que se conserva con el paso de las temporadas. Teniendo en cuenta que en la ficción han pasado más de cuarenta abriles, quizá el personaje debería ser mucho más viejo de lo que aparenta, sobre todo si cuando empezó la serie tenía cerca de los cuarenta. Si hacemos cálculos, su época ficticia debería rondar los ochenta, sin incautación, la viejo pubertad que refleja el personaje se debe a que el actor tiene 68 abriles, una época muy inferior a la de Pelayo. De hecho, el intérprete tiene casi la época que deberían tener su hijo y su nuera en la ficción, e incluso algunos de sus nietos podrían sobrevenir por sus hijos perfectamente.

Táctica habitual en series longevas

Que el tiempo pase y eso no quede igualmente reflejado en la apariencia de sus personajes es poco habitual en muchas ficciones, sobre todo si se comercio de series de televisión que llevan varios abriles en expulsión. Simplemente se comercio de conseguir que la historia avance y, para ello, en ocasiones se requiere de saltos temporales para ubicar la obra abriles posteriormente y poder continuar desarrollando nuevas tramas e incorporar nuevos personajes. Cuando esto sucede y al mismo tiempo se mantienen sus protagonistas, es natural que se produzca ese desajuste entre la época del personaje y la del intérprete que le da vida.

Así pues, Pelayo no es el único que parece suceder enfrentado la fórmula de la inmortalidad. En ‘Cuéntame cómo pasó’ tenemos a Herminia (María Galiana), que a veces nos da la sensación de que va a sobrevivir a toda su tribu e incluso que rejuvenece con el paso del tiempo. Lo mismo ocurrió en ‘El secreto de Puente Envejecido’, donde al final de la serie Doña Francisca (María Bouzas) seguía prácticamente igual que al principio a pesar de que la serie sufrió varios saltos temporales.