Antes de dar por finalizado el programa de este miércoles, Ana Rosa Quintana ha querido tener unas palabras de cariño hacia Paolo Vasile después de tener la oportunidad de vivir una noche muy especial a su lado. El Consejero Delegado de Mediaset fue sorprendido por todo su equipo con una cena sorpresa que tuvo lugar en el Claustro del Museo del Prado de Madrid y que contó con sus hijos y la propia presentadora como grandes cómplices. Un bonito homenaje a modo de despedida que provocó las lágrimas desconsoladas en el protagonista y en muchos de los invitados.

Artículo recomendado

Alessandro Salem, nuevo consejero delegado tras la marcha de Paolo Vasile

Alessandro Salem, nuevo consejero delegado tras la marcha de Paolo Vasile

«Fue muy emocionante, él no sabía nada. Al ver a sus hijos, se rompió y nosotros no rompimos todos con él», revelaba con emoción Ana Rosa mientras revivía el momento a través de un vídeo resumen de lo que fue una noche inolvidable: «Ni él ni los que estábamos allí lo olvidaremos», advertía.

Ana Rosa Quintana y Paolo Vasile

Ana Rosa Quintana no falta a la cena de despedida de Paolo Vasile en Madrid

Mediaset

Tal y como ha recordado la presentadora, Paolo Vasile ha decidido poner punto y final a su carrera profesional después de 23 años de éxitos al frente de Mediaset España: «Ha sido un grande de la televisión, pero fundamentalmente todos los que trabajamos aquí le reconocemos como una persona con un gran corazón que nos ha cuidado mucho a todos«, relataba con orgullo de formar parte del círculo íntimo del italiano.

Finalmente, Ana Rosa ha querido concluir su homenaje personal ante las cámaras repitiendo la última frase que Vasile pronunció en su discurso: «‘Os quiero’. Fue un acto de amor y es lo que todos le queríamos decir anoche».

Nueva vida en Italia

A sus 69 años, Paolo Vasile está preparado para dar comienzo a una nueva y enriquecedora etapa de su vida. «Le prometí a mi mujer que al cumplir los 67 años volvería a Italia», contaba en el comunicado donde habló con lujo de detalles de su adiós a Mediaset. Después de toda una vida dedicada a la comunicación y vivir a caballo entre Roma y Madrid, parece que ha llegado el momento de volver a casa para pasar tiempo con todos sus seres queridos.