Los Lobos desvelan la cifra que se ha quedado Hacienda de su bote en '¡Boom!'

Los Lobos recordarán siempre y en todo momento el ocho de julio de 2019, el día que se llevaron el enorme bote de ‘¡Boom!’. La friolera de seis.689.700 euros se embolsaron Erundino Alonso, Manuel Zapata, Alberto Sanfrutos y Valentín Ferrero (cuatro.130.000 euros más dos.556.100 que habían amontonado a lo largo de 505 programas), lo que hoy supone el mayor premio económico del planeta en un concurso de TV. Un año después, los protagonistas de la proeza han recordado su paso por el espacio de Antena tres y lo que vino después.

Tras presentar la declaración de la Renta, los Lobos han conocido cuánto se ha llevado Hacienda. Una cifra que cambia conforme la comunidad autónoma en la que radica cada uno de ellos de ellos. «Me ha pegado ya Hacienda el sablazo, que ha sido del 49% o una cosa así», ha confesado Valentín en una entrevista a El Confidencial.

Alberto explica que la administración «se ha quedado entre el 45 y el 50%» de su parte, si bien matiza: «Ojalá pudiese abonar eso de año en año, no me cuesta en absoluto, si no solo tendría médicos, educación o bien buenas carreteras quien pudiese pagárselo», medita el maestro jienense ya retirado.

Manu Zapata semeja que ha sido de los más «beneficiados». «Al estar en Madrid es un 43,5% lo que he debido pagar. Quiero adquirirme un piso para irme a vivir solo por el hecho de que llevo en Madrid desde el año 98 y siempre y en todo momento he compartido piso, jamás he podido independizarme por decirlo de alguna forma», apunta Manu, que tras ganar el bote reanudó las clases de preparación para las oposiciones a Correos.

Erundino ha sido más específico y ha lanzado una cifra: 750.000 euros. El exconcursante considera que «estos premios tan puntuales quizá merecerían otro tratamiento fiscal». Y pone un caso personal: «Alguna vez alguien me ha comentado ‘joe, ya podías tirarte el rollo y colaborar con algo’, y yo respondo ‘¿te parece poco pagar 750.000 euros, te parece poca colaboración?'», se pregunta, si bien deja claro que lo hace «con gusto porque los impuestos los tenemos que pagar todos».