Los protagonistas de ‘Fear The Walking Dead’ se infiltran en una nueva comunidad en el 6×11

La semana pasada en ‘Fear The Walking Dead’ los diferentes grupos en los que se encuentran divididos los protagonistas decidieron reunirse para compartir información sobre el foráneo y Virginia, pero la calma terminó cuando apareció la sospecha de la presencia de un posible traidor. Las dudas se esfumaron cuando descubrimos que todo había sido por delito de Daniel, que ha comenzado a tener problemas mentales que pueden suponer un peligro para las personas de su en torno a. Por este motivo, decidió marcharse de la comunidad que él mismo había ayudado a alegrar, trasladándose con Strand.

Mientras tanto, Grace empezaba con las contracciones que indican que el parto es inminente, aunque las condiciones no sean las más adecuadas para dar a luz. Viendo la situación en la que se encuentran, Dakota decidía colaborar aportando información sobre una conversación que escuchó entre Virginia y uno de sus hombres, donde revelaban la presencia de una comunidad que se esconde bajo tierra. Para vigilar más sobre ese reunión, Luciana y Wes se ponían en marcha para unirse a Alicia y Althea e iniciar una nueva labor de agradecimiento.

En concreto, en este capítulo, el undécimo de la sexta temporada de ‘Fear The Walking Dead’, titulado «The Holding», que podemos ver en VOSE la amanecida del domingo al lunes y doblada al castellano cada lunes por la perplejidad a las 22:10 horas en AMC España, Alicia, Luciana, Wes y Althea se infiltran en una nueva comunidad para descubrir cómo sobreviven bajo tierra y si pueden suponer un peligro o no para ellos. Sin requisa, lo que era una labor aparentemente sencilla se convierte en una ardua tarea de rescate cuando se encuentran con un envejecido conocido.

The Holding, una comunidad subterránea

Frente a la desatiendo de una figura que ejerza de inculto tras el homicidio de Virginia, la principal duda era enterarse quién iba a instalarse ahora ese rol oponente, pregunta que ha obtenido su respuesta en este episodio. La semana pasada ya pudimos intuir que este momento llegaría cuando decidieron hacer caso a la información aportada por Dakota, emprendiendo una expedición hasta el refugio en el que se encuentra el reunión que ya ha realizado varios ataques y que deja pintadas bajo el emblema «El fin es el principio». Para tener lugar desapercibidos deciden infiltrarse como un reunión que intenta sobrevivir en el foráneo y que se encontraba buscando alimento cuando han sido descubiertos por los reclutas de The Holding, nombre que recibe dicha comunidad.

Lo más resultón de este reunión del que hasta ahora teníamos pocos detalles es que su refugio se encuentra bajo tierra, donde han acabado crear todo un sistema de abasto en el que no faltan el agua, la luz y los alimentos. Sin requisa, lo más sorprendente es que utilizan los cuerpos en descomposición de los caminantes como inscripción para prolongar sus plantaciones y respaldar a las gallinas. Al igual que Alicia, nos preguntamos si eso no es contraproducente para el ser humano, pero su forma de vida se sustenta en que lo que para otros supone el final, para ellos es una oportunidad de continuar creando vida sin menester de estar en el foráneo.

Detrás de todo ese sistema que han acabado alegrar y sostener debe encontrarse un líder, pues ninguna comunidad logra afín estructura sin una persona al mando. En este caso esa figura se negociación de Teddy, un hombre al que mantienen en el anonimato hasta el final del episodio para ocasionar decano intriga e interés en torno a su persona. Los guionistas juegan a ofrecernos información sobre su forma de pensar, pero sin dejarnos ver su rostro desde un principio. Por otra parte, nos recuerdan constantemente la influencia que tiene sobre su muchedumbre, que están alienados con su pensamiento de que los caminantes son una fuente de prosperidad.

Un rencuentro inesperado

Para que el ritmo no decaiga una vez descubierto el funcionamiento de The Holding, introducen un construcción con la arribada de Derek, el hermano de Wes al que daba por muerto. Tiempo detrás se separaron cuando Derek fue en investigación de cuajo condensada para su café, pero cuando salía de la tienda fue sorprendido por una horda de caminantes que le impidió coger su moto, por lo que se refugió en un cobertizo que colapsó y, cuando estaba a punto de sucumbir, aparecieron Teddy y sus hombres para rescatarle. La sorpresa ha sido grata al descubrir que sigue con vida, aunque no es muy difícil intuir que ausencia es lo que parece detrás de tanta dicha. Sobre todo, porque al igual que el resto, Derek además se encuentra alienado e intenta convencerles de que deben permanecer en ese espacio.

Sin requisa, Wes, Alicia, Luciana y Althea saben que los habitantes de The Holding son los responsables de varias muertes, por lo que no son tan buenos como quieren parecer. Sin ir más allá, entre las pertenencias de Derek hallan papeles e información que pertenecen a la misteriosa estructura de la que formaba parte aquella mujer de la que Althea se enamoró en la temporada preparatorio. No hay más ciego que el que no quiere ver, por lo que Wes termina asumiendo que su hermano es igual de culpable que el resto, por lo que intenta hacerle entrar en razón para que acepte acompañarles y evitar de esta forma que siga cometiendo asesinatos porque sabe que él no es así, que todo es por delito de la influencia de Teddy, la cabecera pensante de cada una de las ejecuciones.

Infiltración fallida

La argumento aumenta en la recta final, haciendo que el interés crezca conforme transcurre el episodio, consiguiendo prolongar la atención del espectador hasta el final minuto. De este modo, las escenas de decano tensión se producen cuando son descubiertos intentando huir y amenazan con matar a Wes. Su hermano hace acto de presencia desvelando que le había engañado, pero logra en el final momento que le perdonen la vida a Wes. Sin requisa, todo se tuerce cuando los dos se enfrentan y Derek muere tras ser mordido por un caminante delante la observación de su hermano, que no tiene más remedio que dispararle para evitar que se convierta.

Gracias a la concierto de Wes logran escapar, aunque para ello hemos tenido que sufrir por sus vidas cuando se han quedado encerrados en una habitación repleta de caminantes. Luciana, Althea y Wes han podido regresar a casa, contar todo lo sucedido y entregarles los mapas, aunque desconocen el paradero de Alicia, que decidió sacrificarse para que sus amigos pudiesen salir de allí. Como espectadores sí que sabemos que continúa con vida y que, encima, ha podido conversar cara a cara con Teddy, personaje interpretado por el actor John Glover. El hombre está convencido de que ella es la persona escéptica que estaba buscando y que va a conseguir que vea el mundo como él, pero en el fondo conoce muy poco a Alicia, pues ya no es aquella pollo ilusa y manipulable de la primera temporada.

Así pues, el episodio concluye dejando varias puertas abiertas. Para aparecer, el futuro de Alicia es incierto en este momento y sus amigos viven con la incertidumbre de si sigue con vida o no, por lo que siquiera saben muy adecuadamente qué pueden hacer para ayudarla. Asimismo, Althea ha decidido salir en investigación de aquella mujer de la que se enamoró con la intención de avisarle del peligro que corren. Igualmente, siquiera podemos tener lugar por parada que uno de los intereses de la muchedumbre de The Holding es vigilar dónde está Morgan, al que conocen de antemano. ¿Qué es lo que saben sobre él y que quieren conseguir encontrándole? ¿Logrará Alicia escapar de las garras de Teddy o acabará sucumbiendo a su forma de vida?