Lydia Frondoso abandona ‘Sálvame’ entre lágrimas por su polémica con Rocío Carrasco

Durante la última exhalación de ‘Rocío, contar la verdad para seguir viva’, Rocío Carrasco señaló a Lydia Frondoso como una de las culpables de la persecución mediática que se le ha hecho durante todos estos primaveras al realizar una publicación errónea sobre un supuesto acuerdo contractual entre Antonio David Flores y la hija de Rocío Junta por la custodia de los hijos. «Entendimiento» que ahora se ha desmentido con los papeles del chancillería que la colaboradora de ‘Sálvame’ nunca le pidió y, que incluso sus compañeros, recriminaron hasta hacerla marcharse el plató de Telecinco.

Lydia estuvo enfrentándose a todos los comentarios que sus compañeros le estaban realizando. Kiko Hernández le preguntaba: «¿No te das cuenta de que los personajes te utilizan como un tabloide para afirmar informaciones que no son ciertas?», a lo que la colaboradora empezó a derrumbarse. No obstante, fue Kiko Matamoros quien defendiéndola la emocionó: «Lydia ha pasado momentos muy recientes y muy difíciles. Yo desde luego no seré quien cargue la mano contra mi compañera«.

Tras las palabras de su compañero, Lydia abandonó el plató de ‘Sálvame’ llorando hasta que poco tiempo a posteriori volvió para continuar con su trabajo. «¿Qué es lo que sientes, cólera?», le preguntaba Paz Padilla, a lo que la colaboradora afirmaba que «como Jorge Javier Vázquez me dice, ‘el silencio me favorece’«. «Cuando ha entrado Rocío pidiendo papeles, nunca los he tenido porque esa ha sido mi labor: fiarme siempre de él«, sentenciaba.

Las duras críticas de Paz Padilla

Aprovechando la ocasión, la presentadora de ‘Sálvame’ utilizó el caso de Lydia para realizar un entrenamiento de consejo sobre la profesión del periodismo: «No es lo mismo que diga yo una opinión, que soy una persona de la calle, que lo digáis vosotros que sois profesionales». La presentadora alegaba que «se sigue haciendo y esta es una consejo que deberíamos hacer todo el mundo. Se sigue dando portadas como si fuera sentencia, escondiéndose de la fuente y si el personaje tiene que ir desmintiendo todo lo que se publica, estamos en una situación como la de Rocío Carrasco».