Lydia Lozano, hundida en 'La última cena' tras la valoración de Mila Ximénez:

La tensión se ha servido a tutiplén en la primera emisión de ‘La última cena’, la reinvención culinaria de ‘Sálvame’ que ha contado con Lydia Lozano y Kiko Matamoros como primeros concursantes. Ambos chefs principantes han debido enfrentarse a los juicios de valor de los profesionales Sergi Arola y Begoña Rodrigo, si bien también han debido percibir las creencias de sus compañeros de plató, que no han perdido el tiempo en ser clementes.

Uno de los instantes más difíciles de la noche tuvo lugar a lo largo de la valoración de Mila Ximénez a la ensalada servida por Lozano, que llevaba un ingrediente detestado por la primera: la miel. «Me genera arcadas,» aseguraba Ximénez, resaltando que le había comunicado de antemano a su compañera su rechazo a ese ingrediente en particular: «Cuando he entrado te he preguntado si le habías puesto miel y me afirmaste ‘No, le he puesto mostaza’«.

Sin embargo, eso fue solo el inicio, en tanto que después Lozano debió asegurar que se había disculpado con Begoña Rodrigo tras su mal comportamiento durante la tarde, que quedó reflejado en los vídeos reproducidos a lo largo del programa. Por su parte, la chef tachó a la cronista de «bastante contestona», tras haberle plantado cara para frenar su carácter con un concluyentes «Aquí las órdenes las doy yo, no tú».

Mar de lágrimas

Tras esos complejos instantes, Lozano terminó llorando al no aguantar tanta tensión, y, tras estar a puntito de desamparar el plató para ir al baño, explicó a Jorge Javier Vázquez la raíz de su frustración: «Yo no voy de chef por la vida, mas tienes unas ideas. Me encantaba por el hecho de que como Kiko jamás había estado en una cocina me afirmaban ‘Tú tranquila’,» aseveraba la cooperadora, reafirmando sus contrariedades para manejar la tensión entre fogones: «Me estresa mucho el tiempo. Es una presión.»