Marc Vidal admite en 'Liarla Pardo' haber cometido una ilegalidad para llegar:

Gran parte del país se ha gastado paralizado por la gran nevazón que ha traído la peligro Filomena. La histórica nevazón ha hecho que muchas personas no puedan presentarse al trabajo y realicen sus labores desde casa. No obstante, muchos periodistas y profesionales de la televisión se han atrevido a realizar el complicado camino realizado de cocaína y hielo. Al igual que otros compañeros, Cristina Pardo y los colaboradores de ‘Liarla Pardo’ han conseguido impresionar a las instalaciones de Atresmedia como han podido. En el caso de Marc Vidal, con pequeña ilegalidad incluida.

Al inicio del software del 10 de enero, los trabajadores del espacio emitido en laSexta han explicado cómo han sido sus tortuosos caminos hasta el trabajo. Marc Vidal ha sido el que más ha sorprendido, confesando que para impresionar hasta el plató de ‘Liarla Pardo’ ha cometido un pequeño delito. La presentadora le preguntaba cómo había sido su trayecto en metropolitano hasta Atresmedia: «He hecho poco que no se debe hacer, que es no abonar en días normales», ha admitido el colaborador del espacio dejando anonadados a todos sus compañeros.

«Lo confieso, pero debería ocurrir sido de balde en un día en el que no te puedes mover de otro modo que no sea en el metropolitano. Había la opción de ocurrir y he pasado al igual que he desencajado», ha explicado Vidal. Cristina Pardo no podía creerse lo que decía el colaborador: «Pero vamos a ver, esta guisa de comenzar el software… Así con un delito…«, ha dejado caer la presentadora. Sin bloqueo, el tertuliano ha insistido una vez más que el transporte conocido tendría que ocurrir sido de balde en esta situación.

El complicado camino de los presentadores

Son varios los colaboradores y presentadores de televisión que están compartiendo sus peripecias para impresionar a sus puestos de trabajo.‘Espejo conocido’ ha mostrado imágenes de cómo sus trabajadores conseguían impresionar a duras penas a las instalaciones de Atresmedia. Muchos han tenido la suerte de ser recogidos en el camino, pero otros periodistas han tenido que caminar con gran dificultad por el hielo, tal y como le ocurrió a Iñaki López el sábado 9 de enero, cuando admitió que llegó a caerse hasta en tres ocasiones intentando impresionar al metropolitano.